“Un día gané 56 millones de euros en cinco minutos”

Equipo
By Equipo
6 Min Read

‘Billionaire’

Casi billonario, Elías es un tipo de andar por casa: llaneza, simpatía y franqueza (pueden verlo en YouTube e Instagram). Su sueño a los 20 años era “sobrevivir un día más”. Hoy, “generar crecimiento alrededor, como celdillas de un panal”. Hay que escuchar sus ideas: ha sabido convertirlas en un emporio. Le preocupa que la clase media se empobrezca: los jóvenes necesitan compartir piso… y pronto los viejos. Tiene receta: “Alentemos al constructor a hacer vivienda pública dándole margen de beneficio y financiación fácil”, y al comprador “eliminando el 20% de la entrada y el 10% de impuestos”… y “en 25 años la mayor parte de la población tendrá vivienda digna donde envejecer”. Firmará en Sant Jordi su libro Billionaire (Emprebooks), relato de su viaje de la pobreza a la riqueza.

Billonario?

Mil millones de dólares es lo que han valido mis empresas.

Y Billionaire es como titula su flamante autobiografía.

Y porque la revista Forbes me situó como el hombre más rico del mundo n.º 2.670.

¿Ya no? Dígame su fortuna actual.

Hoy algo menos, pero no miro mis cuentas bancarias: casi todo está en activos.

¿Cuándo ganó su primer millón?

De pesetas, en 1998: con 22 años hice orlas de fin de carrera de estudiantes en la facultad donde cursé ingeniería eléctrica.

¿Qué hizo con ese millón de pesetas?

Emprendí como instalador eléctrico. Mi empresa llegó a tener 70 empleados.

¿Qué es ser empresario?

Detectas una necesidad y la resuelves a cambio de dinero, y pagas impuestos y ayudas a la gente a vivir mejor.

¿Defiende los impuestos?

Sufragan sanidad y educación públicas. Ataco los gastos superfluos políticos. Y pido rebajar presión fiscal a los trabajadores: eso tonificaría la economía.

Tres virtudes del buen empresario.

Inconsciencia, resiliencia y resolución.

¿Le ayudaron sus padres?

De niño viví en una caseta de obra en Badalona. Mi padre era electricista, trabajador, buena persona… y un desastre con el dinero. Mi madre sí miraba el céntimo. Yo conservo esa mentalidad de pobre.

¿Viven?

Mi madre murió a mis 19 años: qué gran vacío… Mi padre murió a mis 23 años. Tapé mi dolor con trabajo… y mi cerebro olvidó. Y hoy hago regresión hipnótica.

¿Para qué?

Converso con mi madre: hablamos de mis hijos, que ella no pudo conocer… He llorado mucho y eso me ha aliviado mucho.

¿Le fue bien como instalador eléctrico?

Hubo tropiezos, deudas… Llegó a perseguirme el cobrador del frac… Cerré, dejé de instalar… para comprar y vender luz.

¿Tuvo una compañía eléctrica?

En Orus hubo errores y apliqué lo aprendido en Audax, otra compañía eléctrica.

¿Cuántas empresas tiene ahora?

Controlo 180 empresas. De los 33 a los 45 años invertí 550 millones de euros, y hoy prefiero consolidarlos.

¿Cuánto valen hoy sus empresas?

800 millones de euros.

¿Con cuántos empleados?

Diez mil personas.

¿Cuánto factura anualmente?

2.700 millones de euros.

Destaque un día importante.

El día que entré en bolsa: Audax, primero; luego Atrys(tecnología oncológica) y Ezentis (tecnología telefónica).

¿Qué día ha ganado más dinero?

Un día vendí el 5% de Audax: 56 millones de euros me transfirieron a mi cuenta en cinco minutos. Enseguida los reinvertí.

Y compró la cadena La Sirena.

Lo sabe por mis vídeos en redes, ¿verdad?

Le he visto pescar salmón en Noruega…

¡El mejor salmón! Y en Islandia. Y gambas en la Patagonia…

¿Qué necesidad tiene?

Si un empresario no está en redes, ¡en diez años estará muerto!

¿Sí?

Hoy compramos por identificarnos con algo o con alguien: los jóvenes me ven en redes… y por eso entran en mis tiendas.

Es influencer: imparte consejos, veo.

Soy el KOL ( key opinion lider ) de emprendimiento más visto del mundo de habla hispana, con ya 14 millones de visitas.

¿Qué aconseja a sus hijos?

Les dejo equivocarse y que aprendan.

¿A qué bien material no renunciaría?

Renunciaría a mi jet y a mi helicóptero, aunque los piloto con placer… Pero mantendría siempre el servicio doméstico.

¿Y eso?

¡Ninguna inversión reporta más calidad de vida! Y evita discusiones conyugales. Llegas a casa y todo en orden. Pago a una persona que vive en casa: ¡merece la pena!

¿Invertiría en criptomonedas?

Eso lo veo ludopático. Algo en bitcoin…

Avaló a Laporta: 40 millones de euros.

Y luego me sentí utilizado: Laporta pasó de mí como de la mierda. Él no se juega nada en su cargo. Vi que el Barça no pone medios para evitar que pasen cosas malas.

¿Vislumbró alguna de esas cosas malas?

No me puse a mirar, y mejor así. El caso es que el Barça no está donde merecería.

¿Acabará en manos saudíes?

Eso es evitable aún. Pero crece el riesgo de ser una SA: ¡anticipémonos a eso para que el voto del socio controle el club!

Imparta ahora un consejo para la economía de España.

Millones de euros nos caen del cielo: ¡recojámoslos como energía fotovoltaica! Tendríamos la energía más barata de Europa y eso atraería factorías, inversiones…

Lee también

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *