Cuatro años viviendo entre puntales porque no pueden pagar la rehabilitación del edificio

Equipo
By Equipo
5 Min Read

Los vecinos del número 7 de la calle Sant Eugeni de L’Hospitalet, en el barrio de Sant Josep, conviven desde el mes de julio del 2020 con los puntales que les colocaron para asegurar el edificio. Un escape de agua en el primer piso reveló un grave problema en la estructura del inmueble que también se detectó en los del entorno, los llamados Blocs Ciutat Comtal. Aunque asesorada por el Ayuntamiento la comunidad puede optar a las subvenciones a la rehabilitación de los fondos Next Generation, los vecinos, muchos de avanzada edad, no pueden hacer frente a los 56.000 euros que costaría. “Para acceder a los fondos europeos es necesario mejorar la eficiencia energética del edificio y eso dispara el precio. Ya no sabemos qué hacer”, lamenta la portavoz de los vecinos, Mònica Domínguez.

Según el último censo del Instituto Nacional de Estadística (INE) de 2011, el 18% de los casi 10.000 edificios de L’Hospitalet de Llobregat no están en buen estado. Consciente de ello, el ayuntamiento de la ciudad ha puesto en marcha dos oficinas municipales de acompañamiento en la tramitación de fondos Next Generation y otras ayudas existentes. Según los últimos datos disponibles, una veintena de comunidades ya han iniciado los trámites para poder optar a las ayudas europeas y hasta tres ya han comenzado las obras.

30.000 euros es mucho dinero, pero 56.000 es una cifra inasumible para la mayoría de vecinos»


Mònica DomínguezPortavoz de la comunidad

En el caso de la comunidad de vecinos del número 7 de la calle Sant Eugeni, a pesar de poder optar a las ayudas, llevan cuatro años viviendo entre puntales porque no pueden hacer frente a los costes de rehabilitación. Su portavoz, Mònica Domínguez, explica que solucionar los problemas de carbonatación, muy similar a la aluminosis, costaría unos 30.000 euros, cifra que casi se dobla si se debe mejorar la eficiencia energética del edificio, condición indispensable para acceder a los fondos europeos.

«30.000 euros es mucho dinero, pero 56.000 es una cifra inasumible para la mayoría de vecinos y si unos pocos no pagan ningún banco nos dará el préstamo. La verdad es que ya no sabemos qué hacer, estamos en un callejón sin salida», reconoce Domínguez.

Mònica Domínguez señala un agujero en el techo del vestíbulo

Domínguez señala un agujero en el techo del vestíbulo 

ACN / Àlex Recolons

Pese a ser conscientes de que el Consistorio no puede hacerse cargo del coste de las reparaciones y agradecer el trabajo de asesoramiento, los vecinos reclaman a la administración alguna alternativa más a los fondos Next Generation. «Ya no sabemos ni qué pedir. Esperaremos cuatro o cinco meses más y si los vecinos no pueden asumir el importe de la rehabilitación optaremos por reparar sólo las vigas y no pedir las subvenciones europeas como han hecho los vecinos de un edificio cercano» , señala.

Domínguez explica que los problemas en la estructura del edificio los detectaron en el 2018 y que desde el 2020 conviven con los puntales instalados en cocinas y baños. Pese a tener claro el problema y cómo solucionarlo, las limitaciones económicas de muchos vecinos están alargando una situación que se ha vuelto «insostenible».

Así luce el vestíbulo de la finca desde hace casi cuatro años

Así luce el vestíbulo de la finca desde hace casi cuatro años 

ACN / Àlex Recolons

La portavoz vecinal explica que otros edificios de los Blocs Ciutat Comtal también están afectados y que los que no, es porque no se han hecho las pruebas pertinentes. Se trata, señala, de inmuebles construidos hace 50 años con materiales defectuosos que están sufriendo que las vigas se deshagan como si fueran de arena. «En plena pandemia se derrumbó el vestíbulo de uno de los edificios y, quieras o no, siempre tienes el miedo a que pueda pasar alguna desgracia», añade.

Desde el Consistorio se recuerda que en el 2021 encargaron a la UPC un estudio para conocer la situación real de los bloques y que, desde el primer momento, se han puesto a disposición de los vecinos para informarles de todas las subvenciones gestionadas por el Consorcio Metropolitano de la Vivienda a las que se pueden acoger. Sin embargo, también señalan que el coste de la rehabilitación va siempre a cargo de los propietarios de los inmuebles.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *