El vestuario del Barça, un polvorín antes del clásico

Equipo
By Equipo
6 Min Read

Bajan revueltas las aguas por la Ciudad Condal. La eliminación de Champions ante el PSG y las declaraciones de Gündogan criticando la jugada de Araujo, en la que el central uruguayo fue expulsado han evidenciado el malestar existente en el vestuario. El propio Araujo respondió ácidamente al alemán en un polémico episodio en el que también otros miembros del vestuario cuestionaron las palabras del centrocampista. No obstante, hay más jugadores que están en la línea de Gündogan, como Ter Stegen, que contradijo el discurso de Xavi y le dio la razón al árbitro en la expulsión. Un ambiente enrarecido en el peor momento de la temporada, con el Barcelona fuera de Europa y con un clásico en ciernes que puede dar la puntilla en Liga a los azulgranas. Al estado de ánimo diametralmente opuesto entre Barça y Madrid se une ahora esta fractura en el vestuario culé.

La tensión generada fue uno de los motivos por los que Xavi Hernández decidió cancelar el entrenamiento del jueves, a pesar que no había ningún día previsto de descanso tras la eliminación ante el PSG, ya que casi no hay días para preparar el clásico del domingo. El técnico ha considerado prioritario que sus jugadores desconecten tras el mazazo sufrido y que se enfríen los ánimos antes de volver a verse.

Todo comenzó tras el pitido final del árbitro. El marcador reflejaba un contundente 1-4 y las desolación abrazaba a los jugadores del Barcelona. Ilkay Gundogan, muy disgustado achacó gran parte de la culpa de la eliminación a su compañero Ronald Araujo, que vio la roja directa a la media hora tras cometer falta al borde del área sobre Barcola, cuando este encaraba a Ter Stegen. «Estoy decepcionado, muy decepcionado. Estaba en nuestra mano y se lo hemos regalado al PSG. Se lo hemos regalado de la forma más fácil. Es duro decirlo… Pero en estos momentos tan cruciales tienes que estar seguro si vas a por el balón. Yo no sé si toca el balón o no… Yo prefiero conceder un gol o incluso permitir un uno contra uno. Yo no sé si llegaba al balón o no, pero dale al portero la oportunidad de pararla, o incluso dales el gol. Quedarte con uno menos tan pronto te mata en el partido», explicó el alemán, que también criticó a la defensa por el gol de Vitinha, al que nadie salió al paso.

Había curiosidad por saber cómo habían sentado las palabras de Gündogan a Araujo y el uruguayo fue contundente en su respuesta. Breve y conciso pero demoledor. «Prefiero guardarme lo que pienso, hay valores y códigos de vestuario que pienso que hay que cumplir», comentó el charrúa este jueves durante el acto de presentación de la decimonovena edición del libro ‘Relats Solidaris’,

La crítica de Gündogan provocó incluso que parte del vestuario saliera en defensa de Araujo, tratando de transmitir un mensaje de unidad pero con un sutil toque al alemán. «Una decepción inmensa no clasificarse para las semis cuando teníamos todo para hacerlo. Por cierto ganamos como equipo y perdemos también como equipo, siempre. Toca recuperar y prepararse para El clásico de este domingo», publicó en sus redes sociales Jules Koundé (Marcos Alonso respondió a la publicación de su compañero con un «Grande Julés»). Un mensaje al que se unió el capitán, Sergi Roberto, consciente de que debe subsanar esta fractura antes de que vaya a más: «Ahora más unidos que nunca, aquí ganamos y perdemos todos juntos». Y para acabar de sazonar la polémica, la esposa de Gundogan se sumó a la fiesta defendiendo a su marido. Sara Arfaoui ha publicado una historia en Instagram: «Este hombre es un tipo que trabaja duro y sus opiniones futbolísticas apuntan a mejorar y está dándolo todo por este equipo. Su mentalidad es una mentalidad triple», asegura la modelo.

No es la primera vez que Gündogan realiza una polémicas declaraciones que revolucionan el vestuario azulgrana y el entorno del club catalán. El primer episodio sucedió tras perder ante el Real Madrid el pasado mes de octubre. El futbolista criticó la actitud de sus compañeros y la falta de enfado o decepción por caer contra el conjunto blanco. «Vengo del vestuario, y obviamente la gente está decepcionada, pero después de un partido tan importante y un resultado como este, me gustaría ver más enfado y decepción. Y esto es parte del problema. Se tienen que aflorar más emociones cuando pierdes, y cuando sabes que puedes jugar mejor y hacerlo mejor en ciertas situaciones y no reaccionas. Esto, después, se traslada al campo. Tenemos que dar un paso muy grande en este aspecto, porque si no el Real Madrid o incluso el Girona se escaparán», soltó entonces.

Tras aquellas declaraciones, Gündogan tuvo que explicarse en el vestuario y ahora también le tocará hacerlo. Según su entorno, el futbolista no quiso molestar a Araujo ni tampoco señalarle y por este motivo tenía pensado hablar con él en privado para darle sus explicaciones y no se descarta que también comparezca públicamente para tratar de destensar la situación.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *