los idiotas no se acaban nunca

Equipo
By Equipo
7 Min Read

Quim Monzó vuelve por Sant Jordi con una original propuesta: un libro que incluye todos los artículos en los cuales ha escrito la palabra idiota o alguna de sus derivadas. Julià Guillamon, quien comisarió la exposición sobre el escritor y ha colaborado con él en otros dos títulos de Libros de Vanguardia , ha ordenado esos ochenta y pico artículos en seis capítulos, con títulos como “Es deuen pensar que som idiotes” o “Encara no m’he tornat idiota del tot”. El feliz resultado es Ments preclares. El llibre dels idiotes, publicado por Libros de Vanguardia.

En el epílogo Guillamon recuerda una entrevista con Josep M. Puyal, donde Monzó ya apunta su visión de que los tópicos fríen la capacidad intelectual de mucha gente, que “té una mandra immensa a pensar”. Precozmente Monzó descubre que hay tantos idiotas entre los modernos como entre los progres, con lo que sin darse cuenta reafirma la Segunda Ley Fundamental de la Estupidez Humana formulada por Carlo M. Cipolla en The basic laws of human stupidity , “La probabilidad de que una determinada persona sea idiota es independiente de cualquier otra característica de esa persona”.

⁄ El libro es hilarante y una muestra más de la escritura precisa de un autor que emplea un catalán magnífico

Cipolla distingue estos tipos de personas: los tontos (benefician a otros y se perjudican a sí mismos), los inteligentes (benefician a otros y a sí mismos) y los ladrones (perjudican a otros y se benefician). El cuarto tipo es el que nos ocupa, los idiotas, que perjudican al mismo tiempo a otros y a sí mismos.

El libro recoge casos como el de unos bancos con forma de libros para fomentar la lectura, sin efecto alguno demostrado más que una constatable incomodidad al sentarse en ellos; o el motorista que, en una marcha contra el uso del casco en moto, muere en accidente precisamente por no llevarlo; o el resultado de sonreír siempre en las fotos olvidando que sonreír sin motivo es señal de estupidez en muchas culturas, lo que además induce a que la inteligencia artificial genere imágenes irreales como la de unos guerreros medievales todos sonrientes; o una normativa de Lloret para sancionar a los practicantes de balconing (en el supuesto que sobrevivan) y al hotel que no tiene culpa alguna de la cretinez de sus clientes.

No faltan las criticas a la estupidez de restaurantes donde los comensales han de sufrir música a todo volumen o ambientes perversamente oscuros. Uno de los textos, aceptando ya lo inevitable, detalla recetas concretas para conseguir los vomitivos platos que a menudo encontramos por ahí.

El libro es hilarante y una muestra más de la escritura precisa de un autor que emplea un catalán magnífico, pese a augurarle un “negro futuro”, que mientras no se concreta le sigue permitiendo hacer “uns calerons”.

Otras propuestas de Libros de Vanguardia

Empezaremos por la más insólita, La mirada de Oriente: rutas espirituales por Asia, en la que Alexis Racionero Ragué propone una serie de destinos poco conocidos de India, Tíbet, Nepal, Japón o Sudeste Asiático. Son lugares llenos de magia, capaces de impactar de una manera profunda al visitante. Nada más alejado del turismo convencional, de las visitas imprescindibles, de las prisas… Las distintas tradiciones espirituales de Oriente (budismo, hinduismo, taoísmo, sintoísmo, zen…) han dejado ahí su impronta, unas tradiciones que por cierto el autor sintetiza a la perfección en unos fragmentos memorables. Se trata de monasterios, ciudades, valles, montañas sagradas, cuevas…, cuya visita inspira y suscita aprendizajes específicos (vulnerabilidad, desaceleración, perdón…), con propuestas prácticas concretas para reforzarlos.
Los dos otros títulos están relacionados con Barcelona, en los dos extremos de una hipotética línea temporal. En la más antigua, Fèlix Badia nos traslada a los inicios de la ciudad fundada por Augusto hace dos mil años como una Roma en miniatura. Se titula El primer millonario de Barcelona (y otras historias de la Barcino romana) y traza las vidas de algunos de aquellos primeros barceloneses (notables, exlegionarios, libertos, mujeres…), a partir de recientes descubrimientos arqueológicos. Entenderemos la importancia de los alrededores de la ciudad para las familias ricas, que producían un vino que se exportaba por todo el imperio y cuyos nombres han pervivido en topónimos como Cornellà, Lliçà, Premià o Vallirana. Sabremos qué se comía en la ciudad por los restos encontrados cerca de las murallas y cómo el centro político y civil de la ciudad sigue en el mismo lugar que hoy en día, en la plaza Sant Jaume, algo de lo que pocas ciudades pueden alardear.
El segundo título relacionado con Barcelona es: La Fórmula 1 del mar. Por qué la Copa América de vela debería interesarte aunque nunca te hayas subido a un barco, de Piergiorgio M. Sandri, que nos invita a descubrir la principal competición de vela del planeta, que tendrá lugar frente a la ciudad el próximo verano. Sandri resume la apasionante historia de la competición, cuyo furor ha suscitado a lo largo del tiempo todo tipo de triquiñuelas para ganar, nos presenta los principales magnates que la han impulsado, detalla los sucesivos avances técnicos en navegación y explica cómo Barcelona consiguió acogerla.Libros de Vanguardia llega a Sant Jordi con estas novedades lanzadas en el último semestre.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *