Aterriza en Bilbao el avión medicalizado con Álex García Gala procedente de Bangkok

Equipo
By Equipo
6 Min Read

El avión medicalizado enviado por el Ministerio español de Defensa para repatriar al ciudadano vasco, Alexander García Galas, gravemente enfermo y cuya vida peligra, ha aterrizado en el aeropuerto de Bilbao, pasadas las 18 horas de este domingo, desde donde será trasladado en ambulancia al hospital de Cruces, en la localidad vizcaína de Barakaldo.

La aeronave había salido este domingo a las 9.00 horas de la mañana, hora local (4.00 horas, en España). Despegó del aeropuerto civil de Don Mueang, en Bangkok, y ha traído también a la madre y a la cuñada del enfermo, que estaban con él en Tailandia.

Cinco médicos y cuatro enfermeros en el viaje

En el avión, viajaron 24 personas, entre ellos cinco médicos y cuatro enfermeros militares que, según explicó el pasado viernes la ministra de Defensa, Margarita Robles, están «absolutamente preparados para asegurar el traslado de esta persona y que pueda volver a su casa».

Fuentes de Defensa señalaron que la intención y la realidad ha sido trasladar desde Bangkok hasta Bilbao al enfermo, que ha tenido que estar ingresado en la UCI en Tailandia debido a su gravedad. Había intentado volver a España por otros medios en dos ocasiones, pero ambas resultaron fallidas. 

Se trata de una «aeroevacuación muy difícil», según reconoció Robles en declaraciones a los medios a finales de esta semana, cuando anunció la repatriación.

Pancreatitis severa

El ciudadano español, natural de Basauri y residente en San Sebastián, está aquejado de una pancreatitis severa, y ante las dificultades que ha tenido para repatriarle, su familia pidió ayuda al Gobierno español porque está en peligro de muerte inminente, según los médicos.

Tras dejar al paciente en el hospital de Bilbao, Robles tiene previsto recibir en la base aérea de Torrejón a la Unidad Médica de Aeroevacuación (UMAER). El vuelo completo ha durado más de doce horas.

Una historia complicada

El enfermo de 36 años ha estado ingresado en la UCI del Hospital Samitivej de Bangkok (Tahilandia), país al que se desplazó hace algo más de un mes junto a su mujer, después de que, antes de viajar, el médico que le atendió en España le dijera que las molestias que sufría eran debidas a «gases» y que no tenía «nada».

Una vez en el país asiático, adonde la pareja acudió con una póliza de seguros, el hombre comenzó a «sentirse mal», por lo que fue hospitalizado con una «pancreatitis necrotizante de origen biliar a un 30%», según relató a Efe su prima y portavoz de la familia, Janire Galas.

Álex García Galas en la UCI de la segunda planta del hospital Samitivej de Bangkok

Álex García Galas en la UCI de la segunda planta del hospital Samitivej de Bangkok

Jordi Joan Baños

Transcurrido un mes, el seguro hizo un primer intento de repatriación a través de una línea aérea regular, acompañado por un médico, aunque el viaje se frustró porque, al ir a embarcar, el piloto no lo permitió debido a que estaba «vomitando», tras lo que ingresó en un segundo hospital, el Samitivej de Bangkok, donde además le detectaron una neumonía entre otras complicaciones.

Su situación fue «empeorando» hasta que sufrió un «paro cardíaco» que obligó a intubarlo y los parientes contactaron con la aseguradora para pedir que fuera repatriado en una ambulancia aérea, a lo que la compañía respondió que esta posibilidad «no se contemplaba en la póliza», a pesar de que, según Galas, en este documento aparece un apartado con la frase «repatriación ilimitada».

Finalmente, ante el «empeoramiento» de la situación, la familia hizo el «esfuerzo» de contratar una ambulancia aérea privada con dos médicos que fueron a Tailandia a ver al enfermo.

El afectado llegó al aeropuerto, donde los encargados del segundo intento privado de repatriación le hicieron un chequeo que determinó que necesitaba 30 litros de oxígeno, cuando el informe del hospital reflejaba que precisaba cuatro, por lo que decidieron romper el contrato, no trasladarlo y devolverlo al hospital.

Posteriormente, los allegados del enfermo recibieron un informe del hospital en el que se les aclara que aún es posible que el enfermo sea repatriado si no se hace en un avión medicalizado, si bien se les advierte de que debería de «volar ya» y que debería hacerlo «lo más rápido que se pueda porque hay riesgo de hemorragia interna severa».

El informe advierte asimismo de que la pancreatitis necrotizante aumentó «del 30% al 50%» y de que «los antibióticos que están usando ya no le hacen nada». Ante esta situación, la familia pidió la repatriación a través de la Unidad Médica de Aeroevacuación del Ejército del Aire.

Lee también

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *