La asistencia de EE.UU. a Ucrania desata la guerra interna entre los republicanos

Equipo
By Equipo
8 Min Read

La principal medida aprobada el sábado en la Cámara de Representantes de Estados Unidos, los 61.000 millones de dólares en asistencia a Ucrania para la resistencia contra la invasión rusa, demostró que en el Partido Republicano no todos comulgan con el America First, la política exterior del expresidente Donald Trump. En una inusual iniciativa legislativa, llevada a votación por el speaker republicano Mike Johnson, más congresistas de su partido votaron en contra que a favor, exhibiendo las divisiones internas republicanas en el contexto de un mundo en conflicto.

Lee también

La influencia de Trump sobre sus colegas en el legislativo, que sirvió para bloquear durante más de medio año la aprobación de esta ayuda y para dejar bajo mínimos las defensas de Kiev en esta guerra de desgaste, muestra ahora signos de flaqueza. En la última semana, el republicano ha mantenido un inusual perfil bajo sobre esta votación crítica, mientras sus aliados en el Congreso votaban en contra de la medida.

Además de la asistencia a Ucrania, el paquete de 95.000 millones de dólares, aprobado en cuatro iniciativas separadas, también incluye transferencias a Israel (26.400 millones) y a países aliados en el Indopacífico (8.100 millones), principalmente Taiwán. Las propuestas serán votadas el martes en el Senado, de mayoría demócrata, donde se espera que consigan los votos necesarios, y se convertirán en ley tras la firma del presidente Joe Biden.

El presidente de la Cámara Baja, Johnson, cambió de postura y finalmente permitió la votación, desafiando al ala dura trumpista. Entre ellos, el congresista ultraconservador Matt Gaetz, quien propició el año pasado la destitución del anterior speaker, Kevin McCarthy, y vuelve a amenazar con forzar una moción de censura contra Johnson. «No hay nada que desee más que ir contra los demócratas», dijo Gaetz el sábado a la CNN, «pero si los republicanos se visten de demócratas, tendré que ir también a por ellos. Al final, lo que importa no es cuantos republicanos tenemos en el Congreso, sino si queremos a salvar o no a nuestro país».

Un mensaje secundado también por las congresistas Marjorie Taylor Greene y Lauren Boebert, dos de las mayores aliadas de Trump en la Cámara Baja. Boebert abucheó el sábado a los demócratas agitaban banderas de Ucrania durante la votación, un gesto que definió como «Un espectáculo vergonzoso y asqueroso de los políticos del America Last«, en una publicación en X: «Si amáis tanto a Ucrania, poned ahí vuestro culo y dejad al gobierno de América para los que aman a este país».

De los 219 republicanos que forman mayoría en la Cámara Baja, 107 votaron a favor de la ayuda a Ucrania

Los republicanos son mayoría en la Cámara de Representantes (219 frente a 213 demócratas), pero una minoría de republicanos moderados se alineó el sábado con los demócratas, que votaron unánimemente a favor de la ayuda a Ucrania, con un abrumador resultado de 311 votos a favor y 112 en contra. Es decir, 107 de los 219 congresistas de la bancada conservadora se alejaron del aislacionismo que ha guiado en los últimos años a un partido liderado por los postulados trumpistas.

El magnate no ha escondido nunca su afinidad con Vladimir Putin, el líder de un régimen enfrentado con la OTAN en su conjunto, al que la administración de Joe Biden se ha propuesto combatir, devolviendo a Washington al «liderazgo» en Occidente. Trump, sin embargo, llegó a afirmar que, en una reunión con miembros de la OTAN, dijo al líder de un «importante país» que “animaría” a Rusia a “hacer lo que demonios quiera” con los aliados que no cumplan con el compromiso atlántico de gasto del 2% de su PIB en Defensa.

Según ha repetido en numerosos discursos desde la invasión de Ucrania, es incompatible financiar la resistencia aliada con la inversión para solventar los problemas domésticos de un país que considera «en declive» y tomado por las «fuerzas oscuras» del «estado profundo», por las «mafias», los «narcotraficantes», el «crimen» y el «caos».

Lee también

La postura demócrata, y de los republicanos moderados, está a las antípodas: la defensa de la seguridad nacional pasa por la defensa de los aliados de EE.UU. «Las medidas que tomamos hoy serán recordadas en el futuro como necesarias para nuestra seguridad nacional. Vladimir Putin está observando, Xi Jinping está observando, y los líderes de Irán y otros enemigos de EE.UU. están observando», dijo el sábado el republicano moderado Tom Cole, en defensa de la asistencia exterior en sesión parlamentaria.

Durante su anual discurso del Estado de la Unión el mes pasado en una sesión conjunta en el Congreso, Biden pidió enérgicamente a los republicanos que se alejaran de los postulados de Trump: «No hace tanto que un presidente republicano, Ronald Reagan, le dijo Gorbachov: ‘derribe este muro’. Ahora, mi predecesor, un expresidente republicano, le dice a Putin: ‘Haz lo que te dé la gana'», recordó. «Si alguno en esta sala cree que Putin va a frenarse en Ucrania, les aseguro que no lo hará».

Los aliados de Trump en el Congreso amenazan con echar al ‘speaker’ Johnson

El gesto de Johnson, llevando a votación la ayuda a Ucrania, es un claro desafío contra el sector ultraconservador agrupado en el grupo del Congreso Freedom Caucus. El presidente de la Cámara Baja se considera un «speaker en tiempos de guerra» y califica la amenaza de echarlo, que posiblemente se consumará en la próxima semana, de «absurda». «No voy a dimitir, necesitamos un liderazgo estable. Necesitamos tener las manos firmes en el volante».

Si los republicanos conservadores forman mayoría con suficientes demócratas, será la segunda vez esta legislatura en que se expulsa al presidente de la Cámara Baja desde McCarthy. Y será una muestra más de la fuerte división en el seno del Partido Republicano, que ha convertido a este Congreso en el más ingobernable en décadas.

Lee también

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *