Oques Grasses estrena gira a lo grande en Batea con nuevas canciones después de tres años

Equipo
By Equipo
7 Min Read

Irrumpieron los siete integrantes de Oques Grasses sobre el escenario del Cruïlla DO Terra Alta vestidos con una especie de uniforme, con una bata oscura, y unas gafas modernistas cubriendo casi todo su rostro. Coreografía de grupo y Josep Montero, el líder de la banda, marcando de nuevo el camino. Declaración de intenciones. Estrenan gira con su sexto disco (Fruit del deliri) después de tres años sin publicar nuevas canciones y vuelven con energías renovadas. Serán una de las grandes bandas de los próximos festivales en Catalunya.  

Oques

La escenografía y puesta en escena han ganado espectacularidad 

Eloi Tost/ACN

Para empezar eligieron uno de los nuevos temas, Molta tralla. Lástima que falló el micrófono de Montero y estropeó en parte el meditado aterrizaje, en medio de una escenografía mucho más espectacular que la última. El formato es más ambicioso. 

Una semana después de estrenar disco

La pausa creativa ha sentado de maravilla a la banda, con nuevos temas que ya se corearon en el concierto

Fue tal la energía y las ganas de regresar con nuevas canciones sobre un escenario, que no lo estropeó ni los problemas técnicos, que se repitieron en al menos tres canciones e incluso obligaron a parar uno de los temas más esperados, uno de los hits (Serem Ocells). «Nos está pasando todo hoy, sabe mal, gracias por aguantarlo; el puto micro, la madre que lo parió», dijo sin disimulo Josep Montero ante un público entusiasta y generoso, después de parar de cantar y esperar a que se solucionase el problema técnico. 

Montero

Josep Montero cantando con imágenes de fondo de su actuación emitida en directo 

Eloi Tost/ACN

Lo del micro quedará seguro como una anécdota, por mucho que más de un técnico de sonido de la gira habrá pasado una muy mala noche. Lo importante es que Oques Grasses pudo comprobar con sus seguidores, fieles, que la química sigue activada. 

Sorprendente que en apenas una semana ya se coreen algunas de las nuevas canciones. El nuevo disco salió de una tacada después de adelantar únicamente un tema, Com està el pati.  Fue esta canción una de las más celebradas y cantadas por el público ayer, con Montero bajando del escenario para animar a cantar a sus seguidores micro en mano, entre el público. Puso el micro delante de las gargantas de sus fans y respondieron a lo grande. 

Ganas de volver y estrenar canciones

Josep Montero transmitió la energía del debutante a pesar de que ya acumula experiencia, a sus 38 años

Si Oques Grasses lo que quería era saber cómo estaba su patio, habrán dormido esta noche tranquilos y felices. Gustan y enganchan las nuevas canciones, más rompedoras y arriesgadas en lo formal que los anteriores cinco discos. Triunfaron además de Com està el pati, Pingpong, una canción de desamor de letra punzante; Bambi, que relata con la ironía marca de la casa la gestión de los recurrentes pensamientos negativos, como si recibiera el cantante la llamada de un ángel y un demonio por el walkie; Cap amunt, uno de los habituales chutes de energía del grupo, o Toca, que en el disco interpretan junto a los Figa Flawas, una de las bandas que han emergido en el último año y que justamente hoy a la hora del vermut actuarán en el Cruïlla DO Terra Alta. Ayer noche lo petaron en la Sala Apolo de Barcelona, donde vendieron todas las entradas en pocas semanas. 

También colgaron el cartel de sold out Oques Grasses, con 3.500 personas botando en el campo de fútbol de Batea, población de menos de 2.000 vecinos. La Terra Alta, que sufre de despoblación desde hace décadas, vive el festival como un gran regalo, el acontecimiento del año. 

Público entregado y conexión con la banda

Ni los problemas técnicos, en micrófonos que se quedaron mudos en algún momento, empañaron la estrena de la gira

De la nueva escenografía, a destacar un enorme círculo sobre el escenario, con una gran pantalla de vídeo de fondo donde se proyectan imágenes en directo del concierto, tanto de los siete integrantes de la banda como del público. Más luz y más color, gracias a los leds que rodean el círculo y también unos cuantos pedazos de circunferencias repartidos por el escenario. A lo grande. También el fuego que salía a los pies del escenario para dar energía en algunas de las canciones. 

Expectación de toda una comarca

La Terra Alta, que sufre de despoblación desde hace décadas, vive el festival como un gran regalo, el acontecimiento del año

Lo dicho, que había ganas de volver y lo han hecho pisando fuerte. Habrá servido seguro de estímulo el momento dulce que vive la música cantada en catalán, con The Tyets, Figa Flawas, Julieta o Mushkaa, ahora también en castellano, logrando enormes éxitos. 

Oques

Montero estuvo acompañado por los seis músicos de Oques 

Eloi Tost/ACN

Oques Grasses regaló a sus fans muchos de sus grandes éxitos en una hora y cuarenta minutos casi clavados de concierto. Entre las 23 canciones elegidas para su regreso e inicio de nueva gira no faltaron Sta Guai, Petar-ho, Elefants, Com el dia i la nit, que interpretan con Julieta que ayer sonó enlatada, o La Gent que estimo, el tema elegido ayer noche para cerrar el concierto.  «Muchas gracias por venir, por acompañarnos en este inicio de gira, teníamos muchas ganas de volver a veros», dijo Montero antes de acabar el concierto. Habrá muchos más conciertos, pero el de la noche del 20 de abril de 2024 será especial e irrepetible. 

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *