“Sufrí abusos sexuales por parte de mi padre»

Equipo
By Equipo
8 Min Read

Con su voz y su guitarra deslumbró al público de los 60 y los 70. Joan Báez, pionera de la canción protesta, fue una gran estrella y sigue siéndolo a los 81 años. Un edad para mirar atrás y hacer balance de una vida subida a los escenarios. La artista, que está en plena forma, protagoniza I am a noise , un documental dirigido por Miri Navasky, Maeve O’Boyle y Karen O’Connor, que se estrena en el BCN Film Fest y que no pasará desapercibido. Báez desvela en el filme que cuando era niña fue víctima de abusos sexuales por parte de su padre. La cantante ha convivido con la tristeza que esa situación le provocó, pero también ha tenido una existencia repleta gracias a su música, sus dibujos, el activismo social y un hijo al que adora. En esta entrevista con La Vanguardia, Báez repasa los momentos más duros y los más dulces sin eludir las cuestiones espinosas.

undefined

Joan Báez en una imagen de juventud

Cuando era joven sufría ataques de ansiedad. ¿Cómo fueron esos ataques?

La ansiedad surgía de la nada y eso me causaba inestabilidad. Me dolía el estómago y me mareaba, pero sobre todo, tenía miedo. Quería tumbarme en el suelo, cubrirme con una manta y pasarlo para empezar mi vida de nuevo al día siguiente. Fue muy severo.

¿Esos ataques fueron un freno en su vida?

Llevé una vida plena. Viaje a muchos lugares. Canté un millón de canciones. Me divertí y conocí a mucha gente. Tuve una vida y, poco a poco, los ataques de ansiedad disminuyeron, pero solo cuando hice un trabajo profundo logré deshacerme de ese dolor. No del todo, pero sí bastante.

Usted es dibujante. ¿Le ayudó pintar a superar la ansiedad?

Sí. Comencé a dibujar cuando tenía cinco años. Esos pequeños dibujos eran importantes para mí. Se convirtieron en mi familia.

¿Cuándo empezó la terapia y cómo le fue?

Desde que tenía 16 años, recibí ayuda de terapeutas. Eso hizo que mi vida fuera posible. Pero cuando cambié a otro tipo de tratamiento, a la hipnosis ya con 50 años, como se muestra en la película, fue diferente. Entras allí y pase lo que pase, no importa cómo, no importa lo difícil que sea, sigues. Fue muy doloroso, aterrador.


Lee también

Leonor Mayor Ortega

Alfombra roja, cines Verdi

¿Y descubrió que fue víctima de abusos por parte de su padre?

¿Está mejor ahora?

Sí. Ahora estoy bien.

¿Por qué ha decidido contar esta experiencia tanto tiempo después en el documental?

Porque quería dejar algo de mí y quería que fuera honesto. Tengo 81 años. Así fue mi vida. Creo que es importante que la gente lo vea. Quizá alguien descubra algo de su pasado que no pudo ver antes como me pasó a mí y les ayude con sus propios traumas. Después de ver la película muchas personas me lo han agradecido.

Su hermana Mimi pasó por la misma situación ¿Habló con ella sobre los abusos?

Sí, hablamos. Tuvimos mucho cuidado de no entrar en detalles, para no confundir nuestras experiencias. Aunque resultó que lo que habíamos vivido era muy parecido.


Lee también

Francesc Peirón

bob dylan

En el documental explica muchas otras cosas ¿Cuénteme como fue su relación con Bob Dylan? ¿Ha vuelto a hablar con él?

No he hablado con Bob durante décadas. Me rompió el corazón, pero ahora ya no importa. Estaba pintando su retrato de cuando era muy joven, puse su música y comencé a llorar. Y lo que quedó después de las lágrimas fue simplemente agradecimiento por haber llegado a mi vida, agradecimiento por esa música, agradecimiento por nuestro tiempo juntos. Y eso fue como un pequeño y agradable milagro. Ya no hay nada negativo.

Bob Dylan me rompió el corazón, pero ahora ya no importa. Estaba pintando su retrato de cuando era muy joven, puse su música y comencé a llorar»

James Mangold está rodando un biopic de Dylan con Timothée Chalamet como protagonista. ¿Sabe quién hará de Joan Báez?

No recuerdo su nombre, pero me ofrecí a hablar con ella y el otro día charlamos por teléfono. Esta actriz está en una posición difícil porque no es fácil ser yo. Hablamos de eso y le dije algunas cosas para hacerla reír y luego le expliqué lo que sentí cuando tenía 18 o 19 años.


Lee también

Leonor Mayor Ortega

Una imagen de 'Disco, Ibiza, Locomía'

El activismo fue una de las cosas más importantes de su vida…

Fue muy natural para mí. Como cantar. El activismo estuvo en mi vida desde una edad muy temprana. El documental muestra el lado malo de mi padre, pero también tenía un lado bueno, el activismo social, que nos inculcó desde pequeñas. Nos enseñó a pelear por las personas que no tenían lo mismo que nosotras. Y lo más importante es que mi padre, siendo cuáquero, nos mostró que no puedes matar a nadie. Puedes dejar que te maten en una guerra, pero no puedes matar. En mi juventud, decir ‘me niego a matar’ era algo extraño para mucha gente. Ahora todavía hay quien piensa así, la derecha, la extrema derecha, Trump… personas y movimientos que no tienen conexión con la bondad, la compasión y la empatía. Desde el activismo hay que recordar a la gente quién es, que hay amor, perdón, compasión y empatía, incluso más allá de Trump. La gente mira a Estados Unidos en busca de democracia, pero ahora hay un ascenso del fascismo e incluso un riesgo de caer en una dictadura.

En la película se le ve de gira con 80 años. ¿Todavía sigue ofreciendo conciertos?

No. Ya no. Fueron 60 años. Es suficiente. Se acabaron las giras y los conciertos. De vez en cuando canto en público, muy raramente, porque cuesta mucho prepararse para cantar. Cuando envejeces, las cuerdas vocales ya no hacen lo que tú quieres que hagan. Sigo teniendo una voz interesante, pero no se parece en nada a la que la gente asocia conmigo.

¿Ha perdonado a su padre por lo que ocurrió en su infancia ?

Si no perdonamos, no progresamos ni podemos alcanzar la plenitud. Sí, lo he perdonado todo. No había otra elección y, la verdad, ha sido bonito poder hacerlo.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *