Acción (‘woke’), reacción (ultra), por Antoni Puigverd

Equipo
By Equipo
5 Min Read

¿Somos responsables de los actos de nuestros antepasados? La pregunta, como tantas otras, proviene de las universidades estadounidenses y se ha generalizado en Occidente. ¿Cómo enfrentarnos al pasado inmoral, cruel o bárbaro de nuestros ancestros? Dado que, como dice la famosísima habanera, tantos bisabuelos y tatarabuelos catalanes fueron a Cuba, ¿somos responsables los catalanes de hoy del expolio latinoamericano? ¿De la plata y el oro que se llevaron los castellanos y portugueses en su conquista, son responsables sus descendientes? ¿Y de la esclavitud que enriqueció a tantos negreros? ¿Debemos limpiar nuestros museos de las ignominias? ¿Debemos devolverlo todo a los descendientes de los expoliados? ¿Debemos censurar todas aquellas obras de arte o literatura que pueden ser considerados testimonios de opresión?

Si la respuesta a todas estas preguntas tiene que ser afirmativa, no podrá dejarse al lado la visión de Walter Benjamin, quien sostenía que todo documento de cultura es, en sí mismo, un documento de barbarie. Al hilo de esta idea, habría que cerrar todos los museos y Occidente debería inmolarse, no sin antes pedir perdón a los descendientes de las víctimas de sus ancestros.

LONDON, ENGLAND - APRIL 20: Trans rights activists take part in a protest against the ban on hormone blockers on April 20, 2024 in London, England. After Dr Hilary Cass delivered her report on NHS gender identity services for children and young people, analysis found most research underpinning clinical guidelines, hormone treatments and puberty blockers to be low quality and the treatments for gender dysphoria have been suspended. The Trans community are protesting against this ban. (Photo by Carl Court/Getty Images)

Protesta de los transgénero, el sábado en Londres, tras la suspensión de los tratamientos a menores con bloqueadores hormonales en la sanidad pública 

Carl Court / Getty Images

Seguramente es imposible realizar un ejercicio de depuración tan profundo y exhaustivo. La buena intención depuradora podría dar lugar a nuevas formas de arbitrariedad, de tiranía moral y de exclusión. Ya está sucediendo: se llama cancelación. El infierno está lleno de buenas intenciones, como se han encargado de demostrar los puritanos a lo largo de la historia: desde Savonarola y Calvino hasta el gulag soviético. Ahora bien, los impedimentos y las visiones exculpatorias del pasado (que están aumentando como reacción a las preguntas de los descendientes de los ofendidos y humillados) no pueden ser usados para justificar una cínica visión de la historia según la cual el relato del pasado corresponde al vencedor.

La polarización que tiene lugar en EE.UU. entre la visión trumpista y la de los woke arraiga en nuestro país. Es una polarización basada en un mecanismo clásico: acción (woke), reacción (ultra). No hace falta ser un adivino para afirmar que una polarización de este tipo no resolverá pleito alguno del pasado ni traerá nada bueno a los oprimidos. Solo reforzará las perspectivas de guerra civil. En realidad, ya lo hemos vivido durante lo que llevamos de siglo XXI en España. Tanto el debate de la memoria histórica como la tensión territorial catalana (vinculados los dos a relatos de opresión) han servido sólo para suscitar una imparable conflictividad.

Necesitamos un regreso al consenso integrador: ¡eso sí sería revolucionario!

Los países occidentales parecen fascinados por las espirales autodestructivas. Está de moda deconstruir, esto es: desmontar las bases culturales e ideológicas del poder político, cultural y sexual. Pero cuando la deconstrucción pasa de las aulas universitarias a la guerra cultural y a la política, no sólo no resuelve nada, sino que causa confusión y tensión guerracivilista.

Cada día se excavan nuevas trincheras: revisión histórica, revolución del género, conflictos territoriales y raciales, choques étnicos. Hemos olvidado que el equilibrio social, el progreso y el respeto a las minorías sólo se alcanzan por el camino del reformismo, en el que cada parte cede. La corriente deconstructiva solo favorece los incendios culturales. Necesitamos regresar al consenso. ¡Eso sí sería revolucionario! Antes de que sea demasiado tarde, conviene recordar que los incendios sólo benefician al fuego.


Lee también

Antoni Puigverd

Horizontal


Lee también

Antoni Puigverd

llengua catala

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *