“Cada especie percibe una pequeña porción del mundo”

Equipo
By Equipo
7 Min Read

En el día de la Tierra

Su entusiasmo por el mundo natural y sus maravillas es contagioso, algo que hoy, el día de la Tierra, sería un gran regalo para todos los que la habitamos. Este periodista científico que trabaja en Atlantic y en National Geographic, Scientific American o The New York Times lo celebra con un ensayo divulgativo: La inmensidad del mundo (Tendencias), un estudio en torno a las más recientes indagaciones científicas sobre los sentidos de los ani­males tan asombroso como ameno. “La curiosidad y la empatía están en el núcleo de toda mi obra, son los valores a los que me aferro”, dice, y así, entre la ciencia y la magia de esta explosión de vida llena de texturas que se nos escapan, sonidos inaudibles, vibraciones, olores, campos electró­nicos… descubrimos como cada especie percibe el mundo, lugares más allá de nuestros sentidos.

Cuénteme maravillas…

El mundo de mi perro está dominado por el olfato y no por la vista como el nuestro. Cuando un perro sale de paseo, quiere explorar, quiere olfatear y hacerlo a su ritmo y con un propósito diferente.

Pueden estar rato y rato olisqueando un pedacito de tierra.

Es que contiene mucha información interesante. Si los detenemos porque queremos que paseen, les entristecemos un poco la vida. No debemos imponerles nuestra prisa humana, olfatear es parte de su forma de entender el mundo. Y fíjese en el pez siluro.

Es todo lengua.

Nosotros saboreamos con la lengua, pero muchos animales lo hacen con otras partes del cuerpo. Los siluros tienen papilas gustativas por todo su cuerpo para degustar el sabor de sus presas.

¿Escarabajos a los que les atrae el fuego?

La mayoría de los animales huyen del fuego, pero hay un tipo de escarabajo que corre hacia los incendios forestales que percibe a muchos kilómetros de distancia porque pone sus huevos en el bosque quemado.

¿Oír infrasonidos te hace distinto?

Los infrasonidos que emiten por ejemplo los elefantes y las ballenas, inaudibles para nosotros, les permiten comunicarse a grandes distancias, y esto cambia el concepto de grupo. Cuando vemos a una ballena solitaria, ¿realmente está sola?

Hay especies que se coordinan mediante el sonar.

Sí, como los delfines, que lo usan no solo para saber dónde están los peces sino para coordinar los patrones de ataque, eso es lo que se consigue cuando se combina un sentido extraordinario con un cerebro impresionante.

¿Los delfines ven nuestros órganos?

Es otra cualidad única que tiene el sonar bajo el agua, donde el sonido atraviesa la carne, los delfines son como radiografías vivientes.

Dicen que las plantas bailan con la música de los insectos.

Las plantas están llenas de insectos diminutos que hacen vibrar su cuerpo para comunicarse entre ellos a través de la vibración de los tallos y las hojas.

Increíble.

A mí lo que me parece increíble es que cuando le ponemos un micrófono a esa vibración resulta que son sonidos muy complejos y misteriosos que parecen instrumentos musicales. Las plantas que nos rodean están llenas de esa melodía, esa canción de los insectos.

¿No hay ninguna forma compartida de sentir el mundo entre todas las especies?

Hay sentidos que son bastante universales. Como los humanos nos apoyamos mucho en la vista, tendemos a verla como el sentido más importante, pero hay muchas criaturas que no ven. La vista no es una experiencia universal, pero el olfato y el tacto si lo son.

Son algunos de los sentidos más antiguos y primordiales.

Incluso las bacterias, los primeros organismos vivos, son capaces de oler y percibir productos químicos a su alrededor, de tocar y notar la presión y el movimiento.

Un mundo inmenso.

Todas las criaturas viven en su propio mundo sensorial, es lo que llamamos Umwelt , el cóctel de sentidos, de imágenes, sonidos, olores y texturas que cada organismo es capaz de percibir. Es un concepto maravilloso, es una cura de humildad.

¿Cada especie vive en su burbuja?

Así es, cada uno percibe una fracción muy pequeña de lo que es el mundo. El Umwelt humano no es ni predominante ni superior al del resto de las especies, sino que es uno más entre la inabarcable multiplicidad que la biosfera atesora.

¿Vivimos atrapados y aislados en nuestra burbuja sensorial?

Podemos escapar y ver el mundo más grande, más bello y más mágico de lo que creíamos usando uno de nuestros mayores dones: la imaginación. Al pensar en lo que huele mi perro veo mi barrio de otra forma, y cuando pienso en esos insectos de las plantas y su música, comprendo que mi jardín está lleno de prodigios.

¿El mundo nos moldea o los seres vivos moldeamos el mundo?

Ambas cosas, los animales que viven bajo tierra, un mundo sin luz, tienden a perder los ojos, pero los sentidos también permiten a los animales cambiar el mundo.

¿Por ejemplo?

Las abejas son capaces de distinguir muchas tonalidades de colores en las flores, pero las flores son posteriores a las abejas y sus antecesores, lo que significa que los colores de las flores evolucionaron para atraer el ojo de la abeja. Mediante nuestra percepción del mundo también lo cambiamos.

Creemos estar en la cumbre de la jerarquía natural, ¿usted también lo cree?

Una de las grandes lecciones de la biología es que no estamos en la cima del mundo sino en igualdad con todas las criaturas que existen.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *