¿Es necesario introducir una asignatura de nutrición en las escuelas?

Equipo
By Equipo
11 Min Read

Hace años que el debate sobre la necesidad de introducir formación sobre nutrición en las escuelas está sobre la mesa. Se reabre cada cierto tiempo, sobre todo cuando alguna personalidad del mundo de la gastronomía recuerda públicamente que urge más y mejor educación sobre nutrición desde la infancia, una medida que permite cuidar al mismo tiempo la salud de las personas y la del planeta. Una de las últimas en reclamar la necesidad de introducir formación sobre nutrición en la escuela fue la chef Carme Ruscalleda, que en su discurso de investidura como doctora Honoris Causa por la Universitat de Barcelona (UB) exigió «la introducción de una asignatura de Nutrición, con el objetivo de formar a la ciudadanía desde pequeños en los beneficios de una dieta saludable».

Poco después, en el marco de una serie de ponencias sobre cocina y tecnología que tuvieron lugar el pasado mes de febrero en el marco del Mobile World Congress (MWC), fue uno de los tres chefs del restaurante Disfrutar, Eduard Xatruch, quien puso de manifiesto la necesidad «de una mejor formación en materia de alimentación, con el objetivo de que los niños puedan entender desde pequeños cuáles son los beneficios de tener una dieta saludable y sostenible, tanto para ellos como para el medio ambiente». 

Son solo algunos ejemplos de los numerosos profesionales de la gastronomía y la nutrición que desde hace tiempo reclaman a las administraciones una mejor formación en materia de alimentación en las escuelas, desde infantil hasta secundaria. También otros, como el chef del restaurante El Bohío y presentador de Masterchef, Pepe Rodríguez, o Alma Palau, presidenta del Consejo General de Colegios Oficiales de Dietistas-Nutricionistas de España, se han pronunciado en la misma línea.

Imagen de archivo de un comedor escolar

Una niña levantando la mano en un comedor escolar

Ana Jimenez

Cabe preguntarse, en este sentido, si la introducción de una asignatura, tal y como reclamaba Ruscalleda, es la mejor opción para promover una alimentación saludable desde la infancia. Según la Confederación Española de Padres y Madres de Alumnado (CEAPA), «es urgente enseñar a los alumnos a comer en condiciones, ya que ahora prácticamente no saben qué están comiendo porque nadie se lo explica», afirma su presidenta María Capellán, quien apunta, sin embargo, que «no como asignatura, sino de forma transversal». Para Capellán, «introducir una asignatura y cargar más el currículum no parece una buena idea, y más teniendo en cuenta que la nutrición puede estudiarse en diferentes asignaturas a lo largo de la vida académica». Para CEAPA, es fundamental ir más allá en algunos pequeños pasos que se han dado a la hora de fomentar la buena alimentación, como los desayunos saludables que se implantaron en infantil y primaria en muchas comunidades. En cualquier caso, para Capellán «de nada sirve que se tomen medidas para mejorar la formación en nutrición si no se regula la publicidad, que tanto daño hace, algo por lo que llevamos años batallando como miembros de la Liga Nacional por la Alimentación Saludable».

Asignatura en nutrición 

La Confederación Española de Padres y Madres de Alumnado (CEAPA) ve como «urgente» enseñar a los alumnos a comer

Por su parte, el decano del Colegio Oficial de Dietistas-Nutricionistas de la Región de Murcia, Luis Hidalgo, sostiene que si bien sería una gran noticia poder incorporar una asignatura exclusiva dedicada a la nutrición en las escuelas, le parece, lamentablemente, una utopía en tiempos de recortes. «Es cierto que existen numerosos conceptos que se pueden desarrollar alrededor de la nutrición en una asignatura específica, que van desde temas de alimentación y medio ambiente hasta otros relacionados, por ejemplo, con la bioquímica, la biología y otras ciencias. Pero también lo es que se pueden abordar sin problemas desde otras asignaturas y que además se pueden realizar muchas actividades en horario lectivo destinadas a fomentar la educación en nutrición», explica Hidalgo.

Un grupo de niños en el colegio.

Un grupo de niños en el colegio.

Getty Images

Coincide con él la dietista-nutricionista Pilar Esquer, miembro del Grupo de Especialización de Restauración Colectiva de la Academia Española de Nutrición y Dietética y consultora en materia de salud con amplia experiencia en comedores escolares. «Es probable que poner una asignatura con calzador sea contraproducente, pero sería posible repartir estos conocimientos a lo largo de la vida escolar». Esquer insiste, en este sentido, en que «el derecho a una buena alimentación iguala a los niños, de manera que es urgente promover que todo el alumnado esté en condiciones de entender una etiqueta, de saber por qué es conveniente comer fruta a diario o por qué elegir determinados alimentos y no otros puede mejorar la salud del planeta. Además, incluso en el caso de que se atendiese únicamente a la parte económica, mejorar la formación en nutrición acaba abaratando los gastos en salud pública, de manera que todo el mundo gana”.

Para ello, para garantizar la igualdad de oportunidades real en materia de alimentación, soló cabría una solución: la implantación de un servicio de comedor universal y gratuito para todos los alumnos. Así lo reclaman desde hace años diferentes organismos, entre ellos las Associacions Federades de Famílies d’Alumnes de Catalunya (AFFaC). Su presidenta Belén Tascón recuerda que “es urgente erradicar la idea de que el comedor escolar es un servicio que se presta al alumnado cuando los padres no pueden hacerse cargo de ese tiempo de mediodía, ya que el tiempo de comedor debería ser tiempo educativo. Es necesario cambiar la mirada, entender que el derecho a la alimentación y a la educación no van separados y no se pueden aislar, y que el comedor no es un servicio que presta la administración, sino un lugar en el que se aprende todo lo necesario para tener una alimentación saludable a lo largo de la vida”.

Asignatura en nutrición

El decano del Colegio Oficial de Dietistas-Nutricionistas de la Región de Murcia cree que es utópico implementarla en tiempo de recortes 

Al igual que Esquer, Tascón insiste en que garantizar la igualdad de oportunidades debería ser motivo suficiente para dedicar todos los recursos necesarios a implantar esta medida, pero recuerda que, en todo caso, “el retorno que acaba teniendo una buena alimentación es muchísimo más elevado que su coste”.

Desde aFFaC señalan, además, que “el comedor debería ser universal no solo en infantil y primaria, sino a lo largo de todo el ciclo educativo, también para los alumnos de secundaria”. En este sentido, su presidenta recuerda que los adolescentes a menudo se encuentran expuestos a una alimentación poco saludable en los propios centros educativos. “Por un lado, muchas familias que reciben becas para el comedor se quedan sin ellas a los 12 años, cuando el alumno empieza la secundaria, como si de repente la familia que tiene problemas para alimentar a su hijo dejase de tenerlos. Es una falta muy grave por parte del sistema. Además, gran parte de centros educativos de secundaria no tienen comedores, sino cantinas con alimentos ultraprocesados o con máquinas. Teniendo en cuenta que los horarios establecidos no tienen en cuenta los ritmos circadianos de los adolescentes, que entran muy pronto, están dormidos hasta las 10 h y no comen hasta las 15 h, se está incentivando un tipo de oferta que no es saludable”, explica Tascón, quien remata que “la conciliación no es poner a disposición de las familias un servicio de comedor escolar, sino que este sea universal”.

Un niño con su bandeja en un comedor escolar

Un niño con su bandeja en un comedor escolar 

iStockphoto

Por último, Hidalgo recuerda que si bien es fundamental mejorar la formación en las escuelas, conviene actuar también en otros dos frentes para garantizar la correcta promoción de la salud desde la infancia: con las familias y con los profesores. “En la Región de Murcia se presentó una propuesta a la Consejería de Educación para dar formación en estos tres frentes en todos los centros educativos. Con el cambio de gobierno no hemos vuelto a tener noticias”, explica el nutricionista. Hidalgo lamenta, asimismo, que en el fondo “de nada sirve realizar actuaciones concretas si no se trabaja de forma transversal en todos los ámbitos para la mejora de la alimentación y esto es imposible cuando muchas familias no tienen disponibilidad económica a la hora de hacer una compra equilibrada”

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *