Las antiguas ciudades ‘gemelas’ separadas en Oriente por el colonialismo británico y francés

Equipo
By Equipo
5 Min Read

La antigua ciudad de Dura-Europos, en la actual Siria, a mitad de camino entre Alepo y Bagdad, es famosa por su excepcional estado de conservación. Al igual que Pompeya, este sitio fundado en el 300 antes de Cristo a orillas del río Éufrates ha producido grandes descubrimientos y sirve como una ventana a los períodos helenístico, parto y romano.

El asentamiento, ubicado sobre los restos de una localidad semita, fue un punto estratégico para importantes rutas comerciales de la antigüedad. Extraordinarios son los frescos de su sinagoga bizantina, realizados en el 244 d.C. y que componen un caso insólito porque la religión judía prohíbe las representaciones de figuras.

La ‘gemela olvidada’

A pesar de la importancia de Dura-Europos en Oriente Próximo, los arqueólogos de la Universidad de Leicester han descubierto que hay otra ciudad, situada a apenas unos kilómetros río abajo, con el mismo nivel de relevancia. Una auténtica “gemela olvidada” de la ciudad siria que ha estado desatendida durante mucho tiempo.

Según explican los investigadores en un artículo publicado en la revista Journal of Near Eastern Studies, el antiguo enclave de Giddan/Eddana, que actualmente se conoce como Anqa (en Irak), es comparable a Europos tanto en tamaño como en composición y valor potencial.

Horizontal

La puerta de Palmira, la principal entrada a la ciudad de Dura Europos 

Terceros

Anqa se encuentra justo al otro lado de la frontera siria, en el distrito de Al-Qaim, de la gobernación de Anbar. Sus restos incluyen un montículo tell (fundamentalmente fruto de la acumulación de ladrillos de adobe y otros elementos constructivos) en el extremo norte del sitio, un circuito de muro interior poligonal y un gran muro defensivo exterior.

Situada en un punto donde la llanura aluvial del Éufrates se estrecha drásticamente, la ciudad habría controlado el movimiento entre la sección poblada del valle río arriba y la ruta comercial río abajo que unía Siria, el norte de Mesopotamia y Babilonia. Ese enclave privilegiado le dio a la ciudad una gran importancia estratégica y económica.

Distribución general de las escenas de la sinagoga bizantina de Dura-Europos

Distribución general de las escenas de la sinagoga bizantina de Dura-Europos 

Wikipedia

El asentamiento, sin embargo, fue ignorado por completo por los arqueólogos hasta la publicación en 1850 de un estudio de la expedición británica al Éufrates Medio. A finales de la década de 1930, Aurel Stein realizó un estudio más exhaustivo del sitio, que incluyó fotografías aéreas de las estructuras en pie. Pero incluso después de estas incursiones, había pocas ganas de saber más sobre la ciudad gemela de Dura-Europos.

Una de las razones de la disparidad de intereses entre Anqa y Dura-Europos, según escribe el profesor Simon James, autor principal del estudio, es la historia de la intervención colonial británica y francesa en la región. En 1920, como resultado de la conferencia de San Remo, Irak quedó bajo control británico y Siria bajo control francés.

Horizontal

El templo de Bel en Dura Europos 

Terceros

“La nueva frontera política, militar y administrativa creó una barrera para la investigación y la comprensión de la historia anterior de la región en su conjunto”, apunta James. Sin embargo, mientras Dura-Europos y algunos otros sitios en Irak y Siria han sufrido saqueos, destrucción y muerte de civiles como consecuencia del conflicto en la región, Anqa ha permanecido relativamente intacta.

A medida que se van realizando cada vez más investigaciones arqueológicas, Anqa proporciona información cada vez más valiosa sobre la historia del Éufrates Medio. Y además, a medida que los métodos digitales congregan a los arqueólogos “a pesar de las fronteras políticas”, la práctica de estudiar sitios como este puede incluso, en palabras de Simon James, ayudar a “abordar las consecuencias del colonialismo en la arqueología”.

Lee también

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *