Real Madrid 3 – Barcelona 2: La Liga de Bellingham: gol en el 92 para ganar el clásico y sentenciar el título

Equipo
By Equipo
6 Min Read

El mejor futbolista de la Liga le puso el lazo al título. Jude Bellingham -17 goles y cuatro asistencias en el campeonato- le dio la victoria al Madrid en el 92 en un clásico que amplía a once puntos la ventaja blanca, más el goal average, y con solo 18 por jugar. Celebración de campeón y banda sonora en la grada: ‘Xavi, quédate, Xavi quédate’, cantaba un Bernabéu eufórico.

  • Real Madrid:
    Lunin; Lucas Vázquez, Tchouameni, Rüdiger, Camavinga (Fran García, min.71); Modric, Kroos (Brahim, min.71), Valverde, Bellingham; Rodrygo (Miltao, min.74) y Vinícius (Joselu, min.81).
  • Barcelona:
    Ter Stegen; Araujo, Koundé, Cubarsí, Cancelo; Christensen (Fermín, min.46), De Jong (Pedri, min.45+7), Gündogan; Yamal, Lewandowski (Ferran Tores, min.64) y Raphinha (Joao Félix, min.64).
  • Goles:
    0-1, min.6, Christensen. 1-1, min.18, Vinícius, de penalti. 1-2, min.69, Fermín. 2-2, min.73, Lucas Vázquez. 3-2, min.90+1, Bellingham.
  • Árbitro:
    Soto Grado (C. Riojano). Amonestó a (Camavinga, min.33), Vinícius (min.75) y Modric (min.83) en el Real Madrid. Y a Koundé (Min.75) y Cubarsí (min.90) por parte del FC Barcelona.

Mientras a Rudiger le daba por intentar asustar a un policía en el túnel de vestuarios justo antes de salir a calentar, a Lunin le apetecía regatear a Lewandowski en área propia a los sesenta segundos de partido. Inicio de Benny Hill en el Bernabéu, con el portero ucraniano siendo protagonista por duplicado.

En el minuto seis, un córner, maravillosamente botado por Raphinha, lo remató desde el segundo palo Christensen. Lunin se fue a por naranjas y acabó sacando un balón de la red. No ayudó tampoco Kroos, superado en el duelo por el danés como quién silba mientras pasea.

Al Madrid le tiraron 18 saques de esquina en el Etihad y no le tosieron en ni uno. Este domingo, cada córner del Barça era una escena de ‘Pesadilla en Elm Street’.

Respondió el Madrid al 0-1 con un remate de Vinicius por encima del larguero de Ter Stegen. Asistencia de espaldas y con la cabeza de Modric. Es tan bueno que tiene ojos en la nuca.

Lunin se rehízo de su error inicial tapando un centro chut de Lamine. El canterano estaba haciendo añicos a Camavinga. Error de Ancelotti, por echar a los leones al francés ante unos de los extremos más en forma de Europa.

Pero como el fútbol es un juego de errores, y el Barça de Xavi va sobrado en el catálogo, en el 17 el Madrid se encontró con un penalti balsámico. Cancelo protegió la pelota ante Lucas como se escondía mi hija con 3 añitos. El gallego, lateral titular, le robó el balón sin pestañear, se adentró en el área y acabó zancadilleado por Cubarsí. Mal el canterano por irse al suelo. Pecado de juventud. Vini, a la izquierda de Ter Stegen, consumó el empate. Su bailecito de celebración lo hubiera firmado ‘El Neng de Castefa’.

A la media hora de partido, llegó la habitual dosis de polémica. No hay macarrones boloñesa sin tomate ni carne, ni clásico sin lío arbitral. Otro córner del Barça, también botado por Raphinha, esta vez a ras de césped, lo remató de espuela Lamine en el primer palo. Lunin sacó el balón con las palmas de sus manos. ¿Dentro? ¿Sobre la raya? Imposible saberlo. No hubo una sola repetición que demostrara que ese balón había superado la línea de gol. Peaje por no querer tener ojo de halcón. Xavi contaba hasta diez para no liarla. Los antecedentes pesa.

Antes del refrigerio, Vini y Rodrygo perdonaron un dos contra uno claro, y De Jong se tuvo que marchar del campo en camilla. En un balón dividido con Valverde, el uruguayo llegó un segundo antes y golpeó la pelota con virulencia, con tan mala suerte que el esférico dobló el tobillo del neerlandés. Está gafado con las lesiones Frenkie.

Fue una primera mitad paralela al contexto del partido. Al Barça le iba la vida para no decir definitivamente adiós al único título que le queda(ba) por disputar y al Madrid, tras la paliza del Etihad y su colchón de ocho puntos, un empate le sabía a victoria.

El tiempo de los cambios de Xavi delataba la urgencia azulgrana. Aparte del obligado de Pedri por De Jong, Fermín, De Jong y Joao al verde del Bernabéu antes del minuto sesenta. Ancelotti no movía ni la ceja. No hasta el 69, minuto del 1-2.

Otra vez Lamine castigando a Camavinga. Su disparo desde el vértice del área lo despejó Lunin con manos de recién nacido. Fermín, solo en el área pequeña, no iba a desperdiciar el regalo.

Vinieron entonces los cambios blancos -Brahim y Fran García-, y la reacción. En el 73, asistencia de Vini con la izquierda y balón empalado por Lucas en el segundo palo. La espalda de Cancelo competía con la de Camavinga.

De ahí al final un correcalles de depósitos vacíos. Cansancio que elevaba el riesgo de lesiones. Ancelotti, con tantas canas como sabiduría, se lo evitó con Vinicius. Ni los aspavientos del brasileño le hicieron replantearse el cambio.

A quién no sacó fue al ‘5’ inglés. Ancelotti sabía cosas. La Liga de Jude Bellingham.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *