¿vale la pena que te haga la declaración un gestor o asesor?

Equipo
By Equipo
5 Min Read

Dejar los impuestos en manos de otros. Gestores y asesores fiscales viven estos meses grandes picos de trabajo con la renta. La actividad se multiplica con la campaña y el IRPF pasa a ser el día a día en los despachos. Con un renovado tirón en el canal online, ¿cuándo convienen?

El consejo suele ser contratarlos siempre que sea posible o existan dudas, pero sobre todo cuando se combinan varias partidas. Salarios, inversiones, alquileres, ventas… “No importa tanto el volumen, que sean cifras altas, sino la complejidad por tener varios conceptos diferentes”, plantea Josep Ribó, presidente del Col·legi Oficial de Gestors Administratius de Catalunya. “Hacienda da el borrador hecho, pero cada año hay errores y es más complejo. No cuesta nada que lo mire un profesional”, sigue.

Si uno se decanta por contratar a un gestor o una plataforma de forma puntual el coste ronda los 50-70 euros

Como en todos los sectores, la digitalización dice presente. Desde hace años operan plataformas de gestoría online, tanto nacidas aquí como fuera. La comodidad les sirve de seña, con herramientas como chats para consultar dudas. “El lenguaje que se habla en la Agencia Tributaria es difícil de entender. Nosotros optamos por un lenguaje fácil”, asegura Jaume Suñol, mánager general de la plataforma online TaxScouts en España. También se promete rapidez. “Tenemos el software listo para calcular la declaración ya cuando salen los datos fiscales, antes de arrancar la campaña”, expone Paula Urcera, experta fiscal de la asesoría online TaxDown.

¿Y qué hay de los costes? “Depende de la complejidad, no hay dos rentas iguales…”, detalla Ribó. En un despacho normalmente se parte de 50 o 60 euros por hacer una renta puntual, señala, pero se puede llegar a 1.500 euros si se trata de contribuyentes con decenas de propiedades, sin orden o control en sus datos. “Cuantas más cosas entran, más horas se le dedican y más sube el coste”, justifica. En el mundo digital las cuentas dependen del modelo. TaxScouts opera con un sistema de cuotas mensuales de 39,90 euros para autónomos, que ya incorpora la declaración. Cobra 69,90 euros a un particular si puntualmente pide hacer la declaración. TaxDown parte de suscripciones anuales desde 35 euros, pero que ascienden en función de la complejidad de la renta. Si hay salario e inversiones, hasta 75 euros, por ejemplo. Al decidirse toca hacer balance y optar por la alternativa con más rapidez, disposición para dudas y un humano detrás. Además hay que tener en cuenta que entre los autónomos el gasto del gestor o asesor es deducible.

Lee también

El ahorro que se consigue es siempre el gran reclamo. “La clave es que el asesor fiscal aplique todas las deducciones para acabar pagando lo menos posible, para que el coste de este asesor salga muy a cuenta. La diferencia a veces es muy grande”, resalta Suñol. El foco se pone en las deducciones al unísono. “Ha habido más de 60 cambios en las autonómicas y ajustes en las estatales”, cifra Urcera. Para los mortales estar al día resulta imposible.

El papel del gestor se mide en los escollos. Este año hay lío con las mutualidades y la devolución del IRPF pagado de más. “Hay que ir con cuidado, pedir información que muchas veces el cliente no conoce”, expone Ribó. “El problema está en que va habiendo cambios”, dice Urcera. Al principio de la campaña, Hacienda pidió al afectado paciencia y margen hasta que sus datos fueran correctos. Criptos, inversiones, segunda mano o compraventa y alquiler de vivienda son otros puntos calientes. “También las herencias, cuando se recibe un dinero”, comenta Suñol. En TaxDown apuntan a operaciones con banca extranjera. Rentas más complejas para contribuyentes perdidos…

El ajetreo, al inicio y al final

Los primeros y los últimos días de cada campaña de la renta son los que más movimiento concentran. Al arrancar, por la gente que le sale a devolver y quiere cobrar rápido la devolución. Y al finalizar, por los que han ido postergando
la declaración que les salía a pagar. “Cuando toca pagar no apetece”, comenta Jaume Suñol.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *