Javier Castillo y Ramon Gener marcan tendencia

Equipo
By Equipo
7 Min Read

Catalunya volvió ayer a vivir un Sant Jordi masivo, “con un incremento de ventas” que, pendiente de confirmarse en unos días, supondría haber batido su récord absoluto de ventas. El tiempo lo respetó, más allá de cuatro gotas al mediodía, y fueron muchos los que salieron a la calle desde primera hora para vivir una jornada “que parece que lleve años sin celebrarse, por la cantidad de gente que se ha acercado a visitar a los autores. Lo recuerdo más intenso que otros años”, aseguró Javier Castillo, el autor más vendido de ficción en castellano por su libro La grieta del silencio (Suma).

El escritor se enteró de la buena noticia por La Vanguardia , pues cuando la Cambra del Llibre hizo pública la lista de tendencias de los libros más vendidos, el malagueño estaba todavía en su stand, con una larga cola de lectores esperando conocerle. “En teoría, terminaba a las 21 horas, pero yo sé que me quedaré hasta medianoche, como el año pasado. No quiero que nadie se quede sin su firma. Ya he gastado siete bolígrafos y me quedan tres. Pero ni siquiera la falta de tinta, si eso sucediese, me parará”. A Castillo le acompañaron durante buena parte del día los editores del Reino Unido, “para que conozcan de primera mano lo que nosotros llamamos el fenómeno Castillo, que no solo se mantiene en el tiempo, sino que crece y no encuentra tope”, señala su editor, Gonzalo Albert, que recuerda que el autor “fue el primer escritor español en protagonizar una pantalla de Times Square”.

Horizontal

Javier Castillo conoce a una lectora en un stand en Sant Jordi 

Llibert Teixidó / Propias

También estaba en plena firma Ramon Gener cuando ha sabido que encabeza la lista de ficción en catalán de la Cambra con su Història d’un piano (Columna): “No me esperaba nada, solo he querido escribir una historia con gusto y amor y ha sido maravilloso poder compartirla con los lectores en un día como hoy”. “He intentado dar tiempo a cada lector que ha venido para que me pudiera explicar su historia y poder hacerles una dedicatoria especial”, explicó, y así ha descubierto que “resulta que media Catalunya toca el piano, y si no era así me contaban anécdotas con otros instrumentos o a partir de la música”. Pero Gener no ha necesitado tener el éxito literario para insistir en la narrativa de ficción: “Hace días que me estoy escribiendo encima”. Ahora podrá encontrar el momento.

El 29 de abril la Cambra del Llibre dará un listado que incorporará las ventas en las casetas

Aunque todo indica que pocos cambios habrá, hará falta esperar al próximo 29 de abril para saber con total certeza cuáles han sido los libros más vendidos de Sant Jordi, si son estos o acaso el de Eduardo Mendoza (Tres enigmas para la Organización , Seix Barral) o la obra póstuma de Gabriel García Márquez (En agosto nos vemos , Random House), en castellano, o los títulos de Xavi Coral (Aprendre a esquivar les bales , La Campana) o Eva Baltasar (Ocàs i fascinació , Club Editor), aunque también figuran entre las tendencias en ambas lenguas la última novela de Joël Dicker (Un animal salvaje , Alfaguara/La Campana) o la primera entrega del Blackwater de Michael McDowell, (La riada, Blackie Books).

Horizontal

Ramon Gener, firmando libros por Sant Jordi 

Llibert Teixidó / Propias

Ya avanzó hace unos días el presidente del Gremi de Llibreters, Èric del Arco, que este año la lista no sería definitiva y apuntaría la tendencia que se ha visto los últimos días, pero no los datos definitivos. Ayer, sin entrar en detalles, el sentir de algunos editores en la calle apuntaba a un aumento de las ventas teniendo en cuenta los días previos, precisamente porque al ser laborable –por primera vez desde antes de la pandemia– algunos lectores avanzaron sus compras. Algún editor se aventuró, sin cifras en la mano, a hablar de un 7%, y otro incluso del 20% en líneas generales.


Lee también

Leonor Mayor Ortega

Horizontal

Este ha sido uno de los Sant Jordis más participativos que se recuerda en Barcelona y con el mayor número de casetas, de las 186 del 2017 a las 435 de este año: 3.356 metros de librerías callejeras registradas. También ha sido el primer año que librerías y editoriales han pagado por tener caseta en las “zonas profesionales” de Barcelona, una medida de copago que Del Arco aseguró en su día que “ha venido para quedarse”.

Aunque sin cifras en la mano, algunos editores hablan de un crecimiento del 7% o hasta de un 20%

Ayer, ya fuera en zonas profesionales o no, los lectores llenaron las calles. Tal vez a primera hora la afluencia no fuera tan alta como en otros años en que cayó en festivo, pero por la tarde, y especialmente a medida que la gente salía del trabajo, se hizo muy difícil pasear incluso por algunas calles de paso. El poder del libro nunca pierde.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *