La gran fiesta que hace arrancar Sant Jordi

Equipo
By Equipo
8 Min Read

Fernando Aramburu está convencido de que fue él quien trajo este lunes la lluvia a Barcelona. “En realidad, no vengo a firmar libros, sino que tengo una misión especial: terminar con la sequía. Pero que no cunda el pánico. Como hombre del tiempo que soy, tengo el poder para hacer que el 23 de abril pare”, bromeó este lunes por la noche en el barcelonés hotel Alma, donde por undécimo año se celebró la ya tradicional fiesta de La Vanguardia.

El chaparrón que cayó a media tarde no eximió que se acercaran autores, editores –cineastas, dramaturgos, actores y políticos– para celebrar por la puerta grande la fiesta del libro y de la rosa. No faltaron nombres como los editores Elena Ramírez, Silvia Sesé o Juan Cerezo, en una noche en la que los verdaderos protagonistas fueron los escritores. De Bonnie Garmus y Hernán Díaz, que aseguraron “no haber visto nada igual en Estados Unidos ni en ningún país visitado”, a Luis Landero, Ramon Gener, Alice Kellen, Juan Gómez-Jurado y Gerard Quintana, que quedó anonadado con el grupo de música Sax Guitar Duo, que improvisó su set en un rincón. “Conocer a tu ídolo y que encima te grabe es lo más emocionante que nos ha podido pasar”, aseguran Alba Ruiz y Xavi Valls.

El grupo Sax Guitar Duo, formado por Alba Ruiz y Xavi Valls

El grupo Sax Guitar Duo, formado por Alba Ruiz y Xavi Valls

Mané Espinosa

Los primerizos en esto de firmar, como la coreana Won-Pyung Sohn o Roberto Corral tampoco quisieron perderse la celebración. “Tengo ganas de vivir esta experiencia nueva. Puedo hacerme una idea ya solo con el poder de convocatoria que hay este lunes en Alma”, aplaudió el ganador del premio Edhasa. De estreno estará este martes también Doug Dorst, el novelista que formó tándem con el director de Perdidos , J.J. Abrams, para ­crear El barco de Teseo Ediciones) –un libro analógico interactivo en tiempos de pantallas–. El estadounidense estuvo pendiente en todo momento de lo que sucedía anoche y quién sabe si aprovechó para elucubrar la trama de un futuro relato que pudiera acabar dando el salto al cine o al teatro. Compañeros para dicha aventura no le faltarían, pues estuvieron presentes, entre otros, los actores Lina Lambert y Pablo Rivero y el dramaturgo Marc Artigau, muy bien acompañado de la escritora y ganadora del premio Llibres Anagrama de Novel·la, Clara Queraltó.

“No vengo a firmar libros. Tengo una misión especial: terminar con la sequía”, dice Aramburu

Tampoco se perdieron el festejo Rodrigo Fresán, Carlota Gurt, Melcior Comes, Víctor del Árbol o Javier Castillo, que ya hace dos años aguantó estoico bajo la lluvia para poder firmar a todo aquel que se acercó a su stand y que, si se repitiera la ­situación, volvería a hacer lo mismo.


Lee también

Miquel Molina

FESTA LITERARIA DE LA VANGUARDIA. PARTE DE LA REDACCION INSTALO EL LUGAR DE TRAAJO EN EL HOTEL ALMA

En una fiesta presidida por el editor Javier Godó, no hubo parlamentos por primera vez en mucho tiempo. “Las circunstancias y la lluvia no lo han permitido, y no nos hubieran hecho mucho caso. Es complicado”, reconocía Jordi Juan, director de La Vanguardia , que aprovechó un directo en las redes sociales del diario para remarcar “la importancia de pensar en los más pequeños. Hay que educarlos para que puedan disfrutar del placer del libro. Las generaciones anteriores hemos crecido en una etapa predigital y hemos descubierto ese placer. Es importante que ellos también sepan apreciarlo y, para ello, animo a comprar libros a los hijos y sobrinos y que estos no se queden en las estanterías”. En la misma línea opinó Nuria Cabutí, consejera delegada de Penguin Random House: “Este año estamos especialmente contentos porque hemos tenido a David Walliams dando el pregón, que ha animado a todos los niños y jóvenes a leer”.

Imagen de ambiente de la fiesta de La Vanguardia, en el hotel Alma

Imagen de ambiente de la fiesta de La Vanguardia, en el hotel Alma

Xavi Jurio

El periodista y escritor Sergio Vila-Sanjuán, al frente del suplemento Cultura/s, tenía también pensado hablar en público –para agradecer a los patrocinadores Pere Ventura, Estrella Damm y al propio hotel Alma, por acoger a los más de 500 invitados que acudieron este lunes por la noche. También tenía previsto dedicar unas palabras a la periodista cultural Anna Pérez Pagès, recientemente fallecida, y que era una habitual de la fiesta de La Vanguardia.

Lee también

Este Sant Jordi 2024 huele a año récord. Otro más después de que el pasado fuera el más participativo y que más ventas ha hecho en la historia, con 1,87 millones de ejemplares y una facturación acumulada durante la semana de 24 millones de euros. 

La lluvia modificó el programa de un acto que reivindicó el poder de la literatura infantil

Son varios los factores que vuelven a invitar a ello, como el aumento del número de paradas, que en Barcelona, del 2017 al 2024, ha pasado de 186 a 435; el metraje, que se amplía en 3.356 metros, recuperando la Rambla al completo; o que la fiesta vuelve a caer en día laborable por primera vez desde la pandemia, lo que presupone menos desplazamiento y una participación concentrada, con especial apogeo por la tarde, coincidiendo con la salida del trabajo. Algo que gusta especialmente al secretario de Estado de cultura, Jordi Martí, pues considera que “la joya de Sant Jordi entre semana se multiplica por mil, porque la mayoría de las empresas dejan salir antes a la gente para poder comprar una rosa y un libro. Este acuerdo no escrito me parece mágico y metafórico”.

El sector confía en batir este martes el récord de facturación… si la meteorología lo permite

Si algo favorecerá estas optimistas cifras será la meteorología, incierta hasta el último momento, y que obligó a cambiar a última hora la ubicación de la tradicional fotografía de portada del diario, conformada este año por catorce escritores, que protagonizaron durante unos minutos un baile de ascensores, en el que también estuvo implicado el propio expresidente José Luis Rodríguez Zapatero. La instantánea, que debía hacerse en la terraza, pasó a hacerse en el salón principal, igualmente majestuoso, donde presidió un cuadro repleto de rosas, de Perico Pastor, que muchos invitados aseguraron que “se podía oler”, como también el éxito que se espera este martes.


Lee también

La Vanguardia

Horizontal

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *