¡Salvemos Catalunya!, por Fèlix Riera

Equipo
By Equipo
6 Min Read

Desde que Sílvia Orriols, líder de Aliança Catalana, logró la alcaldía de Ripoll, no ha dejado de extenderse la idea de que tal vez pueda tener parte de razón cuando relaciona inmigración e inseguridad ciudadana. No hay que olvidar que parte del éxito de su campaña electoral fue poner el foco en la falta de determinación de las instituciones ante la amenaza terrorista islámica que, según ella, desembocó en los atentados en Barcelona y Cambrils, en los que participaron varios jóvenes de Ripoll que se radicalizaron de la mano del imán de la ciudad.

Cuando todo el mundo pensaba, tras los indultos y la amnistía, que las principales cuestiones que se iban a abordar en los próximos meses se centrarían en aspectos económicos como la financiación, la ampliación del aeropuerto de Barcelona o las iniciativas políticas para dejar atrás la sequía, aflora ahora como problema esencial la cuestión de la inmigración y la migración.

Entrevista a Silvia Oriols, nueva alcaldesa de Ripoll de la formacion de extrema derecha Aliança Catalana. Pere Duran/Nord Media

Sílvia Orriols 

Pere Duran / Nord Media

Sin pretenderlo, lentamente, se ha pasado del debate territorial, la independencia de Catalunya, al debate sobre quién tiene derecho a vivir y entrar en Catalunya. Si antes toda la atención se centraba en las propuestas y actuaciones políticas para lograr separarse de España, ahora se empiezan a deslizar planteamientos como los de promover, como dice Aliança Catalana, “aquellas políticas inmigratorias que beneficien a los catalanes”.

Al pasar de la reivindicación de querer gestionar el territorio a decidir quién puede vivir en él se han conseguido despertar adhesiones entre aquellos votantes independentistas que, desilusionados por el devenir del procés, ven la posibilidad de poder sustituir su lucha contra la “España que nos roba” por la de “Catalunya para los catalanes”.

Aliança Catalana activa el miedo de los ciudadanos y alimenta los prejuicios hacia los otros

La forma en que Aliança Catalana plantea explotar la cuestión de la inmigración no es nueva y siempre se presenta activando el miedo de los ciudadanos y alimentando los prejuicios hacia los otros. Sin embargo, lo que es nuevo es que la cuestión de la inmigración aparezca con esta fuerza en la precampaña electoral, hasta el extremo de que algunas encuestas pronostican que Aliança Catalana podría entrar incluso en el Parlament con tres di­putados.

Cuando una fuerza política establece que la cuestión de la inmigración es un problema que mina la identidad y que disminuye las posibilidades de desarrollo de la sociedad no solo se incurre en un error, sino que provoca y conlleva la xenofobia. La estrategia que plantean es bien sencilla y conocida por la mayoría de los países de Europa. Se estimula, como indicaba el filósofo Norberto Bobbio en un estudio sobre el racismo en Italia, publicado en Turín en 1992, el prejuicio de carácter general: “Los inmi­grantes tienen más defectos que méritos e invaden nuestro territorio”. El prejui­cio de tipo sociocultural: “Son diferentes en mentalidad, en el comportamiento, en la vida social, en las tradiciones”. El prejuicio socioeconómico: “Son holgazanes, viven a costa nuestra, amenazan nuestros intereses”. El prejuicio de carácter personal: “Son maleducados, deshonestos, sucios, portadores de enfermedades, contagiosos y violentos con sus mujeres”.


Lee también

Fèlix Riera

lv

Aunque ahora el ataque a los derechos de los inmigrantes desde un partido con poco relieve político pueda parecer un problema menor, es necesario que el máximo de fuerzas políticas exprese sin matices su repulsa, para evitar que la ambigüedad de algunos partidos políticos cristalice en la idea de que igual Sílvia Orriols tiene algo de razón cuando expone en un comunicado de Aliança Catalana, sobre la política migratoria: “Estamos aquí para afrontar los retos reales y construir un futuro basado en la preservación de nuestra identidad y de los valores occidentales”. Y exclama, para cerrar el texto: “¡Salvemos Catalunya!”. Un ¡Salvemos Catalunya! que no es muy distinto del ¡Salvemos España! que puede exclamar Vox; no muy distinto del afán de reconquista de Francia y de los valores occidentales que predica Éric Zemmour en Francia.

Una de las características principales de los nacionalpopulismos que vemos crecer en toda Europa es su reacción contra el futuro, basándose en extender la idea social en los ciudadanos de que existe un enemigo exterior. Una vez que nos encontramos en el camino de superar las consecuencias políticas y judiciales derivadas del procés, sería bueno no incentivar la división entre Nuestra Catalunya y la Catalunya de los otros.

Lee también

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *