El Barça sufre una tragedia griega para empezar los playoffs de la Euroliga

Equipo
By Equipo
6 Min Read

Ni el Palau es la Atenas de la Antigüedad ni Jabari Parker escribe textos con el dramatismo de Sófocles, al menos que se sepa, pero el santuario azulgrana vivió este miércoles una auténtica tragedia griega en su estreno en los playoffs de la Euroliga. Se llevó el Olympiacos algo más que una victoria, dibujado un escenario terrible para el Barça. La serie vivirá mañana su segundo asalto en el Palau pero los de Grimau ya saben que están obligados a ganar en El Pireo al menos una vez en el mejor de los escenarios si quieren viajar a Berlín.

Nació el Barça atenazado por la presión de unos playoffs siempre apasionantes, que igualan fuerzas de manera tan incomprensible como maravillosamente certera. Todos saben que es el momento de la verdad y todo cuesta un poco más. También anotar, incapaz los de Grimau de sumar sus primeros puntos en juego hasta superados los cinco minutos de partido. Mandaba Olympiacos con el gigante Fall bailando en la pintura, martilleando la moral azulgrana. Habrá perdido a sus estrellas pero el bloque que ha construido Bartzokas en El Pireo es de los más rocosos que campan por la Euroliga.

Siempre a remolque

El equipo azulgrana mostró pundonor pero chocó una y otra vez contra el rocoso bloque de Bartzokas

Logró conectarse el Barça con la primera canasta de Kalinic. Fue la segunda unidad la que condujo esos buenos momentos de juego de locales aunque los puntos se sumaban a la cuenta de Jabari Parker, nueve casi consecutivos.

Un tiro sobre la primera bocina de Abrines casi igualaba las fuerzas (18-19). El mallorquín había destapado su caja de Pandora porque con dos triples daba las primeras (y únicas) diferencias de la noche al Barça (25-23 y 28-25). Pero la diferencia de faltas señaladas, 6 a 1 mediado el cuarto, empezó a enervar a Grimau y los suyos, y también al público, que estaba a un tris de estallar. Petrusev aprovechaba la circunstancia para percutir como Pedro por su casa antes de que los árbitros, previo paso por el vídeo, señalasen una antideportiva a Vesely que hizo temblar de rabia al Palau y encendió a los jugadores azulgrana. Aunque Wright fallaba desde la línea, Canaan hacía brotar la sangre a borbotones con un triple, rubricado luego por Petrusev para el 34-44 (minuto 19). Y, como el ser humano encuentra placer en tropezar dos veces con la misma piedra, Canaan no se controlaba y se encaraba con el público, como en 2021 –aunque sin el gesto de hacer callar–, como cuando jugador del Unics provocó que el Barça firmara la mayor remontada de la historia de la Euroliga y se convertía en un proscrito en Barcelona.

Que esta vez tuviera el mismo efecto no estaba nada claro porque un partido de playoff no tiene nada que ver con ninguna otra cosa y el Barça necesitaba mucho más que viejos fantasmas para sumar la primera victoria. Necesitaba un poco más de cabeza y un poco menos de corazón, por una vez. No había otro camino que el del juego y no lo acabó de encontrar. Aún contagiado por los nervios, vio al Olympiacos poner la directa con un Williams-Goss imperial, autor del 47-60 con un dos más uno. De nuevo Abrines, con un triple y un par de buenas defensas, destapó el jarro de los sueños y propició una gran reacción que acabó en el 58-61 que firmó Hernangómez. Tuvo el mallorquín luego un triple para empatar pero erró y ese fallo fue como una enorme losa que cayó sobre el Barça, estampado contra el 59-69 de McKissic. Se inflaba y desinflaba el marcador, como si pasara de cenar McDonald’s a hervir brócoli y de nuevo Laprovittola recortaba hasta el 67-69. Fue el penúltimo esfuerzo del Barça. El último lo firmó Ricky provocando una deportiva pero la perdida posterior de Laprovittola ya agotó la gasolina azulgrana.

La tragedia era un hecho. Y sí, tenía acento griego.

Ficha técnica

75. Barça (18+17+19+21): Satoransky (-), Laprovittola (9), Kalinic (6), Parker (13), Vesely (3) -equipo inicial-, Rubio (10), Jokubaitis (6), Hernangómez (12), Abrines (11) y Da Silva (5).

77. Olympiacos (19+25+17+16): Walkup (-), Canaan (14), Peters (2), Sikma (4), Fall (11) -equipo inicial-, Williams-Goss (15), Brazdeikis (4), Petrusev (12), Wright (4), Larentzakis (2) y McKissic (9).

Árbitros: Damir Javor (ESL), Tomislav Hordov (CRO) y Rain Peerandi (EST). Eliminaron con cinco faltas a los visitantes Walkup (min.39) y Fall (min.40). Señalaron falta antideportiva al local Vesely (min.18).

Incidencias: primer partido de los cuartos de final de la Euroliga de baloncesto disputado en el Palau Blaugrana de Barcelona ante 7.328 espectadores.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *