Fénix y magia de ‘Turandot’ (★★★★✩)

Equipo
By Equipo
4 Min Read

Turandot  ★★★★✩

Intérpretes: Orquestra Simfònica del Vallès. Cor Amics de l’Òpera de Sabadell. Dirección musical: Danciel Gil de Tejada. Dirección escénica: Carles Ortiz. Producció de Fundació Òpera a Catalunya (FOC). Lugar y fecha: La Faràndula de Sabadell (17/IV/2024)

Se hizo magia en el estreno de Turandot , de Giacomo Puccini, última ópera de la FOC con la mítica Mirna Lacambra como directora artística, para un público que bramó el éxito de una ópera que se recrea cual ave fénix.

La Sinfónica del Vallés mostró el trabajo de sus secciones en la visión delicada y atmosférica del maestro Daniel Gil de Tejada. Se incidió en el simbolismo del cuento mágico subrayando el aire impresionista de las escenas nocturnas, magníficas flauta, arpa y vientos maderas. La espectacularidad de la escritura orquestal también brilló en un laborioso conjunto que, si en algún momento tapó las voces, recreó la riqueza tímbrica con unos metales puro fulgor.

El coro rindió con admirable ejecución global a pesar de una sección de sopranos al límite.

la soprano jerezana Maribel Ortega mostró la idoneidad en un rol emblema de su carrera, con una vocalidad asesina que ella sabe dulcificar y frasear con arte y carisma

En el apartado vocal, la Turandot de la soprano jerezana Maribel Ortega, rol emblema de su carrera, mostró la idoneidad de una vocalidad asesina que ella sabe dulcificar y frasear con arte y carisma. Si algún agudo rugió con una potencia desgarradora fue en la estela de un papel que sigue siendo el iceberg de una soprano dramática de garra como es la Ortega.

Destacó en su debut en el rol el Calaf del tenor mallorquín Antoni Lliteres. Al inicio de la ópera demostró una voz de agudos infalibles y fáciles, al timbre le acaba de faltar cuerpo y robustez, pero el temple de sus medios, un trabajado fraseo, fiato notable y un Nessum dorma de final heroico que explotó en la ovación de la función, le coronaron para un éxito personal notorio.

Un momento del estreno de el Teatre de la Faràndula de Sabadell

Un momento del estreno de el Teatre de la Faràndula de Sabadell

A. Bofill

Solvente, de canto noble y estilo adecuado, la Liú de la soprano Ivana Ledesma, así como el loable Timur del bajo Jeroboam Tejera.

Bien imbricados tímbricamente y empastados los tres ministros. Los dos tenores, Jorge Juan Morata (Pang) y Marc Sala (Pong), de emisión y claridad idóneas. El Ping del barítono Carlos Daza sobresalió por su autoridad vocal y la tersura de una canto expresivo y elegante.

Profesionalidad y calidad en el Mandarín del barítono Tòfol Romaguera como también en el Emperador del tenor Jordi Casanovas.

La producción de Carles Ortiz, recuperada del 2015, opta por la recreación mágica del cuento oriental con un vestuario kitsch, una digna escenografía funcional de Jordi Galobart y la teatral iluminación de Nani Valls.

Una catártica respuesta del público, de sonoras ovaciones, rubricó el éxito de la función.

Un magnífico final de temporada de la Fundación Ópera de Catalunya, con una futura gira de hasta trece ciudades catalanas, con el sold out colgado en todas y cada una de sus funciones.

Lee también

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *