¿Qué sucede si Pedro Sánchez dimite?

Equipo
By Equipo
5 Min Read

El próximo lunes el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunciará si sigue al frente del Ejecutivo central o da un paso atrás y dimite. Hasta entonces, el también líder del PSOE ha cancelado todos sus actos públicos para reflexionar y tomar una decisión a raíz de la acción de la derecha y la ultraderecha con la denuncia a su mujer y de que un tribunal de primera instancia de Madrid haya abierto diligencias para ver si admite a trámite la denuncia de Manos Limpias.

¿Se pueden convocar elecciones anticipadas?

A día de hoy, Sánchez no puede convocar elecciones anticipadas, ya que no ha pasado un año desde que se produjo la última disolución anticipada de las Cortes Generales, que fue el 29 de mayo del año pasado, un día después de las elecciones municipales y autonómicas en varias comunidades en las que los socialistas salieron malparados. 

Así pues, la disolución del Congreso y la convocatoria electoral anticipada puede producirse como muy pronto el próximo 29 de mayo, un mes después de que Sánchez comunique qué hará.


Lee también

Juan Carlos Merino

Sánchez medita si sigue al frente del Gobierno, ante la “operación de acoso y derribo” contra su mujer

La dimisión de un presidente

En caso de que el presidente del Gobierno se incline por la renuncia, el Ejecutivo central, tal y como estipula el artículo 101 de la Constitución, cesaría y quedaría en funciones hasta que haya un nuevo Gobierno y un Ejecutivo en funciones no tiene la capacidad de convocar los comicios generales. «El Gobierno cesa tras la celebración de elecciones generales, en los casos de pérdida de la confianza parlamentaria previstos en la Constitución, o por dimisión o fallecimiento de su Presidente», reza el artículo 101.1 de la Carta Magna. «El Gobierno cesante continuará en funciones hasta la toma de posesión del nuevo Gobierno», se recoge en el 101.2.

Llegado el caso, el Rey debería iniciar una nueva ronda de consultas con los grupos parlamentarios y designar un nuevo candidato para un debate de investidura. De todos modos, para ese proceso no hay ningún calendario marcado y si se diera una situación de bloqueo, existe la posibilidad de designar un candidato técnico que sea rechazado y al no recabar los apoyos suficientes y eso activaría un cronómetro de dos meses que sí conduciría a las urnas nuevamente una vez se haya consumido el plazo.

Lee también

¿Quién puede ser candidato a la presidencia?

Sea como fuere, el candidato a la presidencia del gobierno no tiene que ser necesariamente diputado del Congreso, como ya se vio con la moción de censura de Pedro Sánchez a Mariano Rajoy en mayo del 2018, cuando el secretario general del PSOE no tenía escaño, o bien con la moción de censura de Vox en la que el candidato era Ramón Tamames.

La vía de la cuestión de confianza

Otra opción sería someterse a una cuestión de confianza en el Congreso, para que los grupos que le invistieron le ratifiquen su apoyo. Para superar ese trámite basta la mayoría simple y en caso de que no se supere el presidente del Gobierno debe presentar su dimisión al Rey. 

«Si el Congreso niega su confianza al Gobierno, éste presentará su dimisión al Rey, procediéndose a continuación a la designación de Presidente del Gobierno, según lo dispuesto en el artículo 99», reza la Constitución. Esto es, iniciar una ronda de consultas con los partidos que tienen representación y designar a un nuevo candidato.

Precedentes históricos

En España existe el precedente de la dimisión de un presidente del gobierno. Adolfo Suárez presentó su renuncia a finales de enero de 1981 y unas semanas después se propuso como candidato a la presidencia a Leopoldo Calvo-Sotelo, durante cuya investidura, el 23 de febrero, se produjo el Golpe de Estado en la Cámara Baja del teniente coronel de la Guardia Civil Antonio Tejero. Una vez se desactivó la asonada, Calvo-Sotelo fue investido presidente del gobierno.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a su mujer, Begoña Gómez, en una cumbre de la OTAN

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a su mujer, Begoña Gómez, en una cumbre de la OTAN

Reuters / Archivo

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *