“Soy hijo de una cadena en la que confío en encontrar a otra gente enganchada en el futuro”

Equipo
By Equipo
7 Min Read

“Esta mañana tenía otros planes más familiares”, comentaba Joan Manel Serrat, feliz tras recibir el premio Princesa de Asturias de las Artes 2024, un galardón que lo iguala con artistas como Bob Dylan, Paco de Lucía o Leonard Cohen. El autor de Mediterráneo y Temps era temps, el poeta de la vida cotidiana de tantas generaciones, afirmaba este miércoles en la rueda de prensa celebrada en Barcelona que se había enterado del premio aquella misma mañana, y que lo recibía sorprendido al tiempo que con “alegría, gratitud y emoción”. “Es una satisfacción en el final de tu historia vital y artística”.

El fallo del jurado define como “de honda raíz mediterránea” a la obra de Serrat, que aúna el arte de la poesía y la música “al servicio de la tolerancia, los valores compartidos, la riqueza de la diversidad de lenguas y culturas, así como un necesario afán de libertad”. Bellos elogios de un premio que el Noi del Poble Sec no ha querido compartir con nadie, “me lo he quedado todo para mí”, afirmó con una sonrisa para acotar a continuación su respuesta y declararse “hijo de una cadena” en la que confía en encontrar “otra gente enganchada” en el futuro. “Me siento acompañado por toda una gente que no solo han hecho del oficio de escribir una forma de ganarse la vida, sino también de expresarse, de comunicarse y vivir”.

“Poesía y canción son dos maneras distintas de expresarse, y reivindico las dos”, afirmó Serrat tras recibir el premio

El cantautor, que el pasado diciembre cumplió 80 años, aprovechó la comparecencia para reflexionar sobre los vínculos entre poesía y canción, “son dos maneras distintas de expresarse, y reivindico las dos”, afirmó, dejando claro que aunque dentro de la canción exista la poética, ésta también está presente en muchos otros espacios de la vida cotidiana. “Hay canciones que son muy poéticas y otras que dejan mucho que desear en este sentido”, ha comentado, recordando que hay “grandes poetas que no han sido capaces de hacer una canción”, al igual que mucha gente hace canciones “que están muy lejos de la poesía”. Lo que siempre ha tenido claro es que, para implicarse en la canción, ésta debía permitirle “transmitir un pensamiento poético”.

Sobre la referencia del jurado al uso “de la diversidad de lenguas y culturas”, esto es, del castellano y catalán que utilizó indistintamente durante su comparecencia, Serrat destacó que lo ha hecho “siempre con la certeza de ser una persona que tiene estos dos idiomas como manera de entenderse, como forma de existir, conviven en mí con toda naturalidad”, por eso no necesita “utilizar ningún diccionario para pasar de una a otra”.

Tampoco necesitó Serrat de esfuerzo alguno para desarbolar cualquier crítica por recibir un premio vinculado con la monarquía, “un premio que me ha dado un jurado del que yo formé parte hace 30 años”, se limitó a recordar. Más tiempo dedicó a explayarse sobre su principal preocupación en la actualidad: el medio ambiente, una de esas causas de las que rechaza ser abanderado para situarse como “cómplice y acompañante”. El autor de Pare, que en 1973 cantaba “Digueu-me què/Li han fet al riu/Que ja no canta/Rellisca com un barb/mort sota un pam/d’escuma blanca”, quiso destacar que la relación del hombre con la naturaleza debería ser “la gran preocupación” de los ciudadanos. “La gente se está comenzando a dar cuenta de que todo se está yendo al garete” por el maltrato a la naturaleza, y de la necesidad de ser “no sólo observador sino activista en defensa de un futuro más que dudoso”. Pero, ha lamentado, “las decisiones son muy lentas y la necesidad de enderezar el camino muy urgente”.

“Esto de colgar canciones me suena más al Cluedo que a la cosa artística”

Retirado de los escenarios desde diciembre del 2022 de forma voluntaria, “no lo dejo por un problema de salud o de relación con la gente”, Serrat lleva en la actualidad una vida que le permite decidir qué hacer con su tiempo libre. “Hoy he ido a renovar el carnet de conducir, he ido al notario y después he ido a comer con mi hija, la mujer, el yerno y la nieta, y después he venido aquí”, comentó con evidente relajación. “La vida implica hacer muchas cosas, que van de las muy aburridas como hacer gestiones a las divertidas como disfrutar de los amigos, de los artistas o del sol”.

Y aunque reconoció que continúa escribiendo y componiendo canciones de vez en cuando por gusto, “no por necesidad de publicar nada”, de sus palabras se deduce que será difícil que publique algo nuevo. “Al hacer canciones es importante el estímulo, que nace de una necesidad personal”, ha explicado. Pero para concluir estos temas son necesarias unas “complicidades” sin las cuales todo queda inacabado. “A veces escribo alguna canción”, reconoció, “pero es un mundo de cosas inacabadas que hago porque me apetece, no porque tenga un compromiso”. 

Proyectos que no cumplen los mínimos para mostrarlas a los demás, “eso pasa por que el resultado esté a tu gusto y lo más acabado posible, y eso tiene un trabajo”. En este sentido, destacó que la situación actual de la industria musical y de los escenarios “es poco estimulante, y en muchas cosas no lo entiendo”. Asimismo lamentó las dificultades para difundir su obra, un género que apenas encuentra ya en la radio, por lo que sólo puede encontrarse en los escenarios, “es un trabajo considerable para una difusión tan magra”, y no se ve subiendo canciones a Internet, “esto de colgar canciones me suena más al Cluedo que a la cosa artística”.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *