Una cadena de errores de una banda china acaba con el mayor taller de monedas falsas de España

Equipo
By Equipo
8 Min Read

Tras seis años de investigación, en los que agentes de la Policía Nacional y Mossos d’Esquadra han ido hilando los descuidos que una hermética organización criminal china iba cometiendo, ha sido desmantelado el mayor taller de fabricación de monedas falsas de dos euros de la última década en Europa. Los investigadores estiman que han podido introducir cerca de 500.000 falsificaciones de gran calidad gracias a la itinerancia del taller clandestino por distintos rincones de España: de un polígono en el cinturón industrial de Madrid a un pueblo de Toledo que vive de la fabricación de puertas, pasando por un local de masajes de Barcelona. El golpe policial se ha saldado con diez detenidos, entre ellos un maestro herrero que lograba la perfección de las monedas que se han estado introduciendo en el mercado por menos de la mitad de su valor.

El origen de la operación se remonta a septiembre de 2018, cunado las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad tienen conocimiento de la existencia de una organización criminal presuntamente dedicada a la producción y distribución de monedas. Durante ese mes —y el posterior— se incautan casi 25.000 euros en monedas falsas de dos euros. Las pistas le llevan a una nave de un polígono de Fuenlabrada (Madrid), donde los agentes hallan restos de lo que pudo haber sido un taller de fabricación. Pero llegaron tarde. Encontraron el taller desmantelado, pero localizaron elementos de los que se componen las monedas —anillos y núcleos— directamente relacionados con los intervenidos en meses anteriores.

Horizontal

La moneda de dos euros falsa

EFE

Ahora saben que la organización criminal tenía todo tan milimetrado que nunca vinculaban la producción con la distribución, dejando considerables espacios de reposo. Entre ambos procesos. Es decir, falsificaban durante un tiempo el mayor número de monedas posibles y antes de ponerlas en circulación desmantelaban el taller para dificultar el trabajo a los agentes que seguían sus pasos. Mandos de la Policía Nacional y Mossos d’Esquadra que durante este martes han informado sobre la operación ha resaltado las “extremas dificultades” que se han encontrado por el camino debido al hermetismo del grupo, la prácticamente nula trazabilidad que caracteriza la moneda metálica falsas y la alta movilidad del los talleres de fabricación.

Y es que durante los primeros meses de 2020, tras registrar la nave de Fuenlabrada, volvieron a intervenir otra remesa de casi 34.00 euros en monedas de la misma clase. Mayoritariamente, los miembros de la banda acudían a salones de juego y casino para introducirlas en máquinas tragaperras que no estaban bien calibradas. Según los investigadores, bien las introducían ellos mismos en grandes cantidades para inmediatamente pedirle a la máquina que las devolviese —expulsando la tragaperras monedas verdaderas— o vendiéndoselas a ludópatas por la mitad de su valor real.

Horizontal

Desmantelamiento del taller de fabricación de monedas falsas de 2 euros

EFE

En 2021 un hallazgo fortuito sirve para seguir avanzando en la investigación. Un ciudadano chino había alquilado años atrás a otros compatriotas un local convertido en un negocio de masajes. Pero llegó la pandemia, los inquilinos se volvieron a China y como el pago del alquiler lo hacían en metálico, el arrendador llevaba meses sin ver un duro. Por lo que se dirigió a los Mossos, que acudieron a la nave a comprobar que allí ya no quedaba nadie. La sorpresa llegó cuando localizaron unas 20 cajas de cospeles de dos euros sin acuñar, elementos para su acuñación y multitud de monedas falsas de dos euros.

Eran de la misma clase que las que seguía la Policía Nacional, por lo que las investigaciones se cruzaron. En el caso de Catalunya, el jefe de la Unidad Central de Falsificación de Moneda de los Mossos d’Esquadra, Sergi Sánchez, ha explicado en rueda de prensa que se ponían en circulación a través de comercios en zonas muy turísticas de Barcelona, sirviendo para dar el cambio a los clientes.

Durante los tres últimos años se realizaron seguimientos y vigilancias policiales que no acababan de dar sus frutos. La investigación se encontraba en una especie de punto muerto debido al alto nivel con el que extremaba las precauciones la organización, que también está relacionada con el tráfico de personas y el narcotráfico. Hasta que este mismo 2024, entra en juego la Policía Municipal de Madrid a través de un control de alcoholemia. Los agentes pararon a un vehículo en el que iban tres ciudadanos chinos que, tras las primeras comprobaciones, mostraron “un comportamiento inquieto y nervioso”, según los investigadores. Algo que motivó el registro.

Horizontal

Una de las máquinas usadas para la falsificación

EFE

En el maletero del vehículo, los agentes encontraron una gran cantidad de monedas de dos euros repartidas en 48 bolsas, conteniendo cada una de ellas 300 unidades. Los tres fueron enviados a prisión provisional. Las monedas fueron analizadas por el Centro Nacional de Análisis del Banco de España, donde se determinó que tenía características que se correspondían con los elementos usados por los falsificadores que andaban buscando Policía Nacional y Mossos. Este control de alcoholemia sirvió para ver la luz al final del túnel de la investigación. Las gestiones policiales acreditaron que los tres arrestados frecuentaban de manera asidua el municipio toledano de Villacañas.

Allí habían instalado su último taller itinerante sin levantar ni una sola sospecha entre los 10.000 vecinos del pueblo. Los investigadores han resaltado que las máquinas usadas por los falsificadores, pese a ser industriales, apenas hacían ruido. A mediados de este mes, los agentes realizaron el registro de la nave, interviniendo múltiples troqueles para acuñar las monedas, porta troqueles, 29.000 núcleos para fabricar monedas falsas, dos prensas hidráulicas de grandes dimensiones, tres máquinas de accionamiento manual y electromecánico para el troquelado del cando de la moneda falsa, dos básculas de precisión, dos compresores y una bomba de agua.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *