El PP busca ser decisivo para condicionar el Govern y mirar hacia la Moncloa

Equipo
By Equipo
4 Min Read

Pese a que las encuestas están otorgando a la candidatura de Alejandro Fernández -el PP tiene ahora tres escaños- un crecimiento sustancial, los populares se recetan en este arranque de campaña prudencia ante unas elecciones en clave catalana y española. Prudencia, pero también «ilusión ante un movimiento de cambio», como ha señalado Alejandro Fernández en el inicio de esta campaña.

En primer lugar, el reto de la formación es recuperar el peso político, por los suelos en Catalunya tras las elecciones del 2017 y del 2021, y erigirse en el partido referencial en la barrera que han trazado frente a la extrapolación catalana del “bloque de la investidura”, donde sitúan al PSC, Junts y ERC. Busca así Alejandro Fernández hacerse con el electorado restante de Ciudadanos, recuperar el de las fronteras con Vox y también volver a atraer a aquellos que apoyaron al PSC y que no comulgan con la amnistía.

Desde Castelldefels, donde los populares han iniciado la campaña, el candidato ha centrado precisamente su discurso en la equiparación entre Pedro Sánchez y Carles Puigdemont. Tras la publicación el miércoles de la carta donde el presidente anunciaba que abre un periodo de reflexión sobre su futuro, Alejandro Fernández le acusó, junto al ex president catalán, de «egocentrismo, de pensar sólo en ellos mismos». Y les ha conminado a «largarse por el bien de todos».

Cuca Gamarra pide el voto para deshacer la «alianza entre el socialismo y el independentismo»

También la secretaria general de los populares, Cuca Gamarra, ha centrado su intervención en la necesidad, ha dicho, de «desmontar la alianza entre el independentismo y el socialismo». Un mensaje en el que ha llamado a los votantes del PSC a sumarse a la alternativa de Alejandro Fernández.

El PP trabaja para lograr tener un papel decisivo en el Parlament en la conformación de mayorías en una campaña también de lectura española. Los resultados pueden condicionar el Gobierno del PSOE -a la espera de la decisión de Pedro Sánchez- y Alberto Núñez Feijóo se está implicando a fondo en la campaña catalana.

El PP combina la moderación en el tono, con la crítica dura al procés, al que vincula la “decadencia” de Catalunya. Feijóo participará en ocho actos, y estarán también en más de una ocasión el presidente andaluz, Juanma Moreno, y la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso. El PP, mirando hacia las generales, sabe que debe afianzar un proyecto sólido en Catalunya.

Por ello,  los populares quieren presentarse como una alternativa sólida en lo que se refiere a la gestión de la Generalitat, no sólo en lo que se refiere al procés, sino también a unos gobiernos de corte izquierdista. El cambio en la fiscalidad de Catalunya, con una defensa de la rebaja de los impuestos, del modelo educativo, la apelación a un incremento de la policía para hacer frente a la «inseguridad», la denuncia de las «ocupaciones» y las medidas para poder acabar con ellas en 23 horas son, entre otras cuestiones, los temas clave que se están poniendo sobre la mesa.

El PP celebrará todos sus actos en la calle, mirando de movilizar a su electorado. Y de hacer saber que hay elecciones porque los populares detectan una cierto hartazgo después del intenso ciclo electoral del verano pasado. Un cierto hartazgo pero también, según ha señalado Alejandro Fernández, una ilusión por el cambio.


Lee también

Cristina Sen

Alejandro Fernández, Alberto Núñez Feijóo y Dolors Montserrat hoy en Barcelona

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *