La Biblioteca García Márquez de Barcelona y un pabellón de estudio en Brunswick, premios Mies 2024

Equipo
By Equipo
5 Min Read

El Pabellón del campus de la Universidad Técnica de Brunswick, obra de los arquitectos berlineses Gustav Düsing y Max Hacke, ha obtenido el Premio de la Unión Europea para Arquitectura Contemporánea Mies van der Rohe, en su edición correspondiente al 2024. Se trata de un pabellón de estudio desmontable y reutilizable pensado para promover el intercambio social y de conocimientos entre alumnos y profesores en un entorno acogedor y lúdico.  El premio Mies van der Rohe a la arquitectura emergente ha sido para la Biblioteca García Márquez de Barcelona, un proyecto de Elena Orte y Guillermo  Sevillano,  miembros del estudio madrileño SUMA Arquitectura, que el pasado año ya obtuvo el premio FAD de Arquitectura y fue elegida en Rotterdam como la mejor biblioteca del mundo por la Federación Internacional de Asociaciones e Instituciones Bibliotecarias.

«Es la coronación de una larga trayectoria de reconocimientos, que suceden a años de esfuerzo,  dificultades, estrés y sufrimiento», señalan los arquitectos de SUMA

«Todos los premios que hemos recibido son especiales, pero el EUmies es, sin duda, uno de los más importantes. Es la coronación de una larga trayectoria de reconocimientos, que suceden a años de esfuerzo y, hay que decirlo, dificultades, estrés y sufrimiento», señalan los arquitectos de SUMA, para quienes el carácter emergente del premio, «más que nuestra supuesta juventud (la arquitectura es una carrera larga), reconoce también la aportación al progreso disciplinar, entendiendo que la biblioteca encara desafíos arquitectónicos contemporáneos que formarán parte del debate los próximos años». 

Pabellón en el campus de la Universidad Técnica de Braunscheig

Pabellón en el campus de la Universidad Técnica de Braunscheig

Iwan Baan

Por su parte,  Düsing y Hacke, que fundaron su estudio en 2015 y son los ganadores más más jóvenes de los EUmies Adwards, han manifestado su sorpresa, al tiempo que destacan que «al tratarse de un edificio bastante pequeño con un presupuesto limitado, el Pabellón de Estudios parece resonar muy bien en nuestra época».  Concebido para responder a la evolución del panorama académico en un mundo pospandémico, el pabellón es una construcción híbrida de acero y madera completamente desmontable que crea comunidad entre estudiantes de todas las disciplinas presentes en el campus. 

«Nuestro edificio está muy centrado en el ser humano», afirman Düsing y Hacke, que esperan que su pabellón inspire a otras universidades

 «Apreciamos profundamente el reconocimiento de los proyectos locales que mejoran las estructuras sociales y las comunidades, ya que creemos de verdad en la capacidad transformadora de la arquitectura», aseguran los arquitectos, que confían que su proyecto «inspire a otras universidades a ser más conscientes de su papel dentro de la ciudad ofreciendo espacios de alta calidad, abiertos y gratuitos, accesibles a todo el mundo. Nuestro edificio está muy centrado en el ser humano, fomentando la comunicación directa entre las personas y permitiendo encuentros aleatorios y la cultura estudiantil. Sirve de prototipo de edificio público del siglo XXI».

pabel

Pabellón del campus de la Universidad Técnica de Brunswick 

Lemmart

Los dos vencedores fueron elegidos entre una lista de 362 obras nominadas. Junto al Pabellón del campus de la Universidad Técnica de Brunswick otras cuatro construcciones, entre ellas la Reggio School, edificada en Encinar de los Reyes por Andrés Jaque, que compartió ex aequo el último FAD con la Biblioteca García Márquez;  la renovación del Convento de Saint- François en Sainte-Lucie de Tallano, de Amelia Tavella Architectes; Plato Contemporary Art Gallery en Ostrava (República Checa), de KWK Promes; y Hage en Lund (Suecia), de Brendeland & Kristoffersen architects.  En la categoría de Arquitectura Emergente, competía la Plaza y Oficina de Turismo de Piódão (Portugal), de Branco del Rio.

 Para el jurado, tanto las obras ganadoras como finalistas forman un «todo inseparable para entender mejor los caminos que toma la arquitectura contemporánea para afrontar la sostenibilidad, la equidad social, los avances tecnológicos, la salud y el bienestar, la preservación cultural, la resiliencia y la adaptación, la viabilidad económica y la globalización dentro de una práctica ética y tanto ideológica como pragmática».

La ceremonia de entrega de los premios Mies van der Rohe se celebrará en el pabellón  barcelonés y en el Palau Victòria Eugènia inciando las Semanas de Arquitectura.

Lee también

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *