Se suspende el juicio de Daniel Sancho hasta la semana que viene

Equipo
By Equipo
5 Min Read

El calor se interpone en el curso de la justicia en Tailandia. El juicio oral contra el español Daniel Sancho, acusado de asesinar y desmembrar el pasado verano a su acompañante Edwin Arrieta, ha quedado suspendido hasta la semana que viene a causa de problemas técnicos en la sala.

«Se ha pospuesto hasta el martes por el aire acondicionado, es horrible estar dentro», ha declarado la madre del acusado, Silvia Bronchalo, al abandonar el Tribunal Provincial de Koh Samui poco después de las dos de la tarde –hora local–. En el exterior, la temperatura marcaba en ese momento 34 grados y un 70% de humedad.

Rebasado el ecuador del proceso, llegaba hoy el turno de la defensa. Desde este jueves y hasta el próximo 3 de mayo –la sentencia podría tardar hasta un mes más– los abogados del español tratarán de probar que no medió premeditación en la muerte de Arrieta, la principal cuestión a dirimir en el proceso y que introduce como castigo máximo la pena de muerte.

La primera persona en tomar la palabra iba a ser el propio Sancho, pero su declaración se retrasó en un primer momento a mañana viernes «por falta de acondicionamiento», según explicó durante el receso de mediodía su abogado tailandés, Apichart Srinuai. En su lugar participaron dos policías de Inmigración de Koh Phangan, la isla vecina donde ocurrieron los hechos, y por la tarde estaba previsto que lo hicieran otros tres agentes involucrados en la investigación, pero tanto el resto de la jornada como la de mañana viernes han acabado siendo canceladas.

Sancho, por tanto, no intervendrá hasta el martes de la semana que viene –el tribunal no celebra vistas en lunes–. Será entonces cuando «intente probar que la confesión inicial se produjo porque no entendía bien el idioma y no sabía exactamente lo que estaba diciendo», según ha adelantado su abogado. A continuación podría declarar su padre, el famoso actor de televisión Rodolfo Sancho, quien también ha estado presente hoy.

Premeditación en disputa

El letrado español Juan Gonzalo Ospina, representante legal de los familiares de Arrieta personados como coacusación, acudió asimismo a primera hora al Tribunal Provincial. «[Sancho] No va a aportar luz al caso, sino que va a ratificarse en su negación de los hechos. […] No esperamos un perdón», señalaba.

Sin embargo, apenas veinte minutos después de acceder al interior del edificio ha dado media vuelta. «Nos han aconsejado que la presencia de un abogado extranjero no sería visto con buenos ojos por parte del tribunal», ha explicado antes de subir al coche y abandonar el lugar. Un extraño desarrollo, teniendo en cuenta que el propio acusado es extranjero, y que Ospina ha asistido a la mayoría de sesiones desde el comienzo del juicio oral. La familia de Arrieta ha quedado representada en el interior por uno de los abogados tailandeses que trabaja junto a Ospina, Metapon Suwancharen.

La retirada de Ospina pone de manifiesto el hermetismo que las autoridades tailandesas han impuesto alrededor de este juicio, hasta el punto de que el juez —cuya identidad no se ha revelado— ha llegado a amenazar con que filtrar detalles comentados en la sala podría acarrear serias consecuencias legales. Los funcionarios judiciales han restringido hoy aún más la movilidad de los periodistas presentes en el exterior del edificio.

Lo sucedido también da pábulo a los rumores que apuntan a un supuesto acuerdo, negociaciones que ahora contarían con más margen, avivadas después de que el fiscal, Jeerawat Sawatdichai, sugiriera una rebaja de sus aspiraciones. «Lo he dado todo en el caso y estoy satisfecho. No estoy seguro de si se llegará a la acusación de asesinato premeditado», comentaba este martes ante medios de comunicación presentes. «Puede ser premeditado o no, porque el camino de la investigación para llegar a la premeditación es difícil. No solo en este caso, sino en todos los de asesinato premeditado en general». La respuesta llegará, y con ella la suerte de Sancho, solo cuando el calor lo permita.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *