Dos cajeros móviles darán cobertura a un centenar de pueblos de Barcelona

Equipo
By Equipo
5 Min Read

“Nos hacen un favor, al ser mayores esto es un alivio”, fue lo primero que dijo Núria al ver el cajero móvil aparcado frente al Ayuntamiento de Pacs del Penedès. A partir de ahora, los habitantes de los municipios de menos de 5.000 habitantes de la provincia de Barcelona ya no tendrán que desplazarse para realizar gestiones bancarias. La Diputación puso en marcha ayer el servicio de asistencia en cajero móvil, que dará servicio a 96 pueblos y a sus 58.000 habitantes que ahora tienen que desplazarse para sacar dinero en efectivo o hacer un trámite bancario personalizado.

El servicio arrancó ayer por la tarde en Pacs del Penedès (Alt Penedès), una población de 915 habitantes. Los vecinos de la zona se acercaron al cajero móvil y algunos se animaron sacar dinero. Josep, el primer vecino en utilizar el servicio, se mostró optimista: “Estamos contentos, pienso que todos los pueblos pequeños echamos en falta estos servicios; por ser pequeños no tenemos por qué sufrir estas limitaciones”. La mayoría de los vecinos de esta localidad, dependen de familiares o vecinos para hacer trámites bancarios. “Tenía que desplazarme a pueblos cercanos o hacer algunas tramitaciones siempre por internet”, explicó Josep.

El banco sobre ruedas visitará una vez al mes los pueblos de menos de 1.000 habitantes, y dos veces el resto

Maria, otra vecina de Pacs del Penedès, protestó por el trato desigual que se le da a los pequeños pueblos: “Tendrían que poner cajeros fijos, no la caravana, en todos los municipios de esta zona tienen menos nosotros”. Asegura que para ir a sacar dinero siempre se tenían que desplazar en coche.

Desde la Diputación explican que poner cajeros fijos fue una de las opciones que se estudiaron pero resultó inviable. Nico Pérez, gerente de Servicios de Asistencia del ente provincial, afirmó que el bancario es un servicio que había sido solicitado por varios municipios y que la necesidad se volvió más urgente cuando muchos bancos eliminaron sus sucursales y cajeros. “Estuvimos mirando diferentes posibilidades, al principio queríamos poner cajeros fijos, pero vimos que no daban un servicio a todo el mundo, los usuarios muchos quieren que alguien les atienda”, justifica.

Por otra parte, aseguran desde la Diputación que los dos primeros meses de servicio se utilizarán para calcular todas las rutas, y la duración de los trámites en cada municipio y luego se ajustarán a las necesidades que detecten.

La frecuencia del servicio variará según el volumen de población. Para los municipios de menos de 1.000 habitantes, el cajero móvil tendrá una frecuencia mensual, lo que afectará al 84% de los potenciales usuarios, mientras que los municipios con más de 1.000 habitantes, tendrán este servicio a su disposición dos veces al mes.

A María le pareció bien la regularidad del servicio, “suelo ir una vez al mes al banco”. Ella suele pagar en la mayoría de tiendas con tarjeta, por lo que no necesita sacar efectivo de forma regular.

Montserrat Amat, alcaldesa de Pacs del Penedès afirmó que por el volumen de la localidad, nunca habían tenido una entidad bancaria. “Tenemos una población envejecida, estamos muy contentos de poder ofrecer este servicio, aunque sea una vez al mes”. Asimismo, afirmó que la comunicación con la diputación ha sido muy directa. “Hemos centralizado la caja móvil teniendo en cuenta todos los servicios que queremos ofrecer en un futuro”, declaró la alcaldesa. En la zona en la que se encuentra el cajero piensan poner una farmacia y un comercio de proximidad, coincidiendo con la cercanía al Ayuntamiento.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *