EE.UU. empieza a construir el muelle en Gaza en medio del temor de que sus tropas sean atacadas

Equipo
By Equipo
7 Min Read

Justo el mismo día que las tropas estadounidenses empezaban a construir el muelle temporal frente a la costa de la franja de Gaza, que tiene como objetivo ampliar el flujo de ayuda humanitaria hacia el territorio palestino, hubo rumores sobre ataques de mortero cerca del área donde está previsto que la pasarela toque tierra. Sin embargo, un alto funcionario militar de EE.UU. aseguró el jueves que los soldados estaban trabajando a millas de la costa. 

El inicio de la operación, que está coordinada con el ejército israelí, ha suscitado temores de que las tropas allí desplegadas acaben atrapadas en la guerra. Para evitarlo, el presidente de EE.UU, Joe Biden, les ha ordenado que no pisen la costa gazatí. Asimismo, el Pentágono explicó que ha enviado una «importante fuerza de protección» como medida de prevención y que comprobando de cerca que el entorno sea seguro para los soldados. 

El portavoz del Pentágono, el mayor general, Patrick Ryder, confirmó el jueves que estaban investigando algún tipo de ataque de mortero en Gaza, que causó daños mínimos en el área de concentración del muelle. Pero añadió que las fuerzas estadounidenses aún no habían comenzado a trasladar nada a esa zona y que no había fuerzas estadounidenses sobre el terreno.

Se espera que el muelle esté listo en mayo

Se espera que el muelle esté listo para su uso en mayo, según anunció el Pentágono. Una vez esté lista la construcción en el mar, los ingenieros israelíes se encargarán de conectarla a tierra. Inicialmente, la plataforma manejará 90 camiones por día, pero ese número podría aumentar a 150 camiones cuando esté en pleno funcionamiento. 

Las Naciones Unidas aseguraron que en el mes de abril ingresaron a Gaza de media 200 camiones y que el lunes hubo un pico de 316. Antes de la guerra, entraban 500 camiones al día, cuando el enclave no se encontraba en una situación de catástrofe humanitaria como la actual. La campaña militar de Israel contra Hamas, tras el ataque del grupo islamista del 7 de octubre, ha devastado la pequeña franja de Gaza y expuesto a la mitad de sus 2,3 millones de habitantes a la hambruna.

Biden anunció la construcción del muelle en marzo, cuando las agencias humanitarias imploraban a Israel que facilitara el acceso de los suministros de ayuda a Gaza por rutas terrestres. No está claro si el muelle logrará en última instancia impulsar la ayuda humanitaria, ya que hay dudas sobre quién se encargará de garantizar la distribución dentro de la de la franja. 

La ayuda deberá pasar por los puntos de control israelíes en tierra

Un alto funcionario de la administración Biden, que habló con los periodistas de Reuters bajo condición de anonimato, explicó que la ayuda humanitaria que salga del muelle deberá pasar por los puntos de control israelíes en tierra. Esto a pesar de que Israel ya habrá inspeccionado la ayuda en Chipre antes de enviarla a Gaza. Israel quiere impedir que el cargamento llegue a los combatientes de Hamas e impulse su esfuerzo bélico.

La perspectiva de puestos de control plantea la posibilidad de que se produzcan retrasos incluso después de que la ayuda llegue a tierra. Las Naciones Unidas, encargadas de la distribución de ayuda en el enclave a través de la UNRWA, se han quejado durante mucho tiempo de los obstáculos que afrontan a la hora de hacer entrar la ayuda y repartirla por toda Gaza. Dicen que Israel no les garantiza la seguridad, pero las autoridades israelíes responsabilizan a Hamas y a la inoperancia de la UNRWA. 

Unos mil soldados y marineros estadounidenses apoyarán el esfuerzo militar y trabajarán también incluso en células de coordinación en Chipre e Israel. Otra unidad se encargará de conducir camiones por el muelle hasta la playa. 

El ejército israelí aseguró que una de sus brigadas, compuesta por miles de soldados, apoyará la logística y la seguridad de la operación. Barcos de la Armada y la Fuerza Aérea israelíes también protegerán a las tropas estadounidenses que están instalando el muelle.

Sigue el riesgo de hambruna

Hay avances pero no son suficientes

El norte de la franja de Gaza continúa dirigiéndose hacia la hambruna porque Israel no ha permitido la entrega diaria de alimentos y otros artículos críticos para cientos de miles de personas que los necesitan desesperadamente, alertó el subdirector del Programa Mundial de Alimentos, Carl Skau. 

El representante de la agencia de la ONU reconoció que se han logrado algunos avances desde que Israel se comprometió el 5 de abril a acelerar las entregas de ayuda, pero no lo suficiente. De siete a 12 camiones han llegado al área cada dos días, o cada tres días en las últimas tres semanas, señaló, y se necesitan al menos 30 camiones cada día. «No hemos visto el cambio de paradigma que se necesita para evitar una hambruna», remarcó Skau. También pidió que Israel permita el acceso directo desde su puerto sureño de Ashdod al cruce de Erez, o el otro paso que abrió a principios de abril, ambos en el norte de la franja. 

Como nota positiva, Skau apuntó que ahora hay 16 panaderías abiertas en Gaza, que entregan unas 60.000 bolsas de pan cada día, que “realmente están teniendo un impacto psicológico y tranquilizador”, afirmó Skau. El Programa Mundial de Alimentos quiere abrir más, pero necesita un mayor acceso a los ingredientes. 

«La franja de Gaza tiene el mayor número de personas que sufren un hambre catastrófica hasta ahora jamás registrada por el Informe Mundial sobre las Crisis Alimentarias, incluso cuando los camiones de ayuda bloqueada se alinean en la frontera», alertó el secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *