El año arranca con 140.000 empleos menos y 117.000 parados más

Equipo
By Equipo
5 Min Read

No hay un primer trimestre bueno en términos de empleo. La estacionalidad de la economía española lo tiene determinado como el peor, aquel en que siempre sube el paro y baja la ocupación, algo que también ha ocurrido en esta ocasión. Ha pasado una factura considerable según los datos de la EPA publicados  esta mañana. En el arranque del año se han perdido 139.700 empleos, mientras que el número de parados aumenta  en 117.000 personas. Son cifras  superiores a la media de los últimos diez años. Un tercer dato también es negativo, la tasa de paro sube hasta el 12,29%, lo que supone medio punto de incremento respecto al trimestre anterior, 

Hay que retroceder al segundo trimestre del 2020 para encontrar una pérdida de puestos de trabajo tan contundente en este trimestre, que ha dejado la cifra del total de ocupados en 21.250.000. El año pasado por ejemplo, los tres primeros meses del año se saldaron con una pérdida mínima de ocupación. No ha sido el caso en este ejercicio y ello a pesar de que la Semana Santa al completo estaba incluida en el mes de marzo.  Se puede añadir un matiz a estos datos negativos y es que, en términos desestacionalizados, es decir apartando el efecto calendario que tanto marca a la economía española, hay un crecimiento del 0,54% del empleo. 

La  pérdida de ocupación es generalizada, ocurre en todos los sectores, aunque es en los servicios, con 56.000 menos y la industria, con pérdida de 38.000, donde es más evidente. Les siguen agricultura y construcción. Del total de 140.000 empleos perdidos, la gran parte es del sector privado, con 114.000, mientras que el público perdia 25.000.

También por el lado del desempleo, hay que ir a los años de la pandemia para encontrar cifras peores. Es cierto que el año pasado los tres primeros meses experimentaron un aumento del desempleo de 104.000 personas, que ya se vio entonces como elevada, pero ahora se ha superado claramente. 

Con este aumento del paro, el número total de desempleados se sitúa en 2.977.900.

Es el arranque de un ejercicio que sigue a un 2023 magnífico en términos de empleo. Un año en que España acabó con 783.000 empleos más y rozando los 21,24 millones de ocupados y a lo largo del cual el mercado laboral mostró una resiliencia que sorprendió a todos al seguir creciendo en un contexto internacional más que complicado.

La resiliencia del mercado laboral es uno de los puntales de la economía española, y le ha ayudado a mantener un crecimiento económico muy por encima de la de los países europeos, tanto el año pasado, con un 2,5%, como la previsión del actual, cercano al 2%. Además, es uno de los elementos en que se sustenta también la sostenibilidad de las pensiones, sometidas a una fuerte presión al estar en vigor su actualización en función de la inflación, y que tiene que ser compensado con medidas de ingresos. Cuando se plantean dudas, como las que ha provocado la publicación la semana pasada del Ageing Report de la Comisión Europa, que advertía de un alto nivel de gasto en pensiones en los próximos años, desde el Gobierno se responde que lo compensará un también elevado nivel de ingresos. Y para conseguirlo, la ocupación es uno de los aspectos a tener en cuenta. 

Desde el Ministerio de Economía destacan que se consolida el volumen de ocupados por encima de los 21 millones de personas durante todo el último año, y también que aumenta la estabilidad en el empleo, con un crecimiento de la ocupación indefinida en este trimestre hasta las 103.700 personas, lo que reduce la tasa de temporalidad hasta el 15,7%.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *