El PP ya usó en el 2014 a Villarejo para espiar al suegro de Pedro Sánchez

Equipo
By Equipo
12 Min Read

El archivo de grabaciones del excomisario José Manuel Villarejo parece como la vía láctea, infinito. Colocadas en el contexto adecuado revelan no sólo su turbio proceder, también ponen de manifiesto las no menos oscuras intenciones políticas de los políticos que eran sus compañeros de viaje.

En primer lugar ponen de manifiesto el uso de métodos de guerra sucia por parte del último Gobierno del PP, el de Mariano Rajoy, para intentar “matar políticamente a Pedro Sánchez” ya cuando era únicamente secretario general del PSOE, en el verano del 2014. Y exhibe las herramientas empleadas: la policía, los seguimientos e investigaciones prospectivas ilegales, la intromisión en la vida privada de los objetivos, la propagación de rumores y el recurso final a siniestras organizaciones ultraderechistas como Manos Limpias para abrir causas judiciales sin delitos conocidos. Estas grabaciones están desde hace más de dos años en manos de la Fiscalía Anticorrupción, que siempre ha descartado investigar un caso de posible extorsión a un alto cargo político que cuando se conocieron los hechos ya era presidente del Gobierno.

Cobra actualidad estos días la conversación entre Villarejo y el entonces secretario de Estado de seguridad del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. Es en el verano del 2014. El policía explica al político del PP los progresos en sus pesquisas para investigar la vida de la familia, en este caso el padre, de Begoña Gómez, la esposa del entonces secretario general del PSOE y hoy presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Y acuerdan destinar medios y más policías para continuar investigando.

Al padre de Begoña Gómez se le atribuyó la propiedad de diversas saunas en las que supuestamente se ejercería la prostitución y en su encuentro Villarejo y Martínez llegaron a la conclusión de que la revelación de ese hecho pondría en evidencia y destruiría la carrera política de Sánchez, atendiendo a la agenda feminista que impulsaba en el partido socialista.

Conversaciones entre José Manuel Villarejo y Francisco Martínez sobre el espionaje al suegro de Pedro Sánchez

Conversaciones entre José Manuel Villarejo y Francisco Martínez sobre el espionaje al suegro de Pedro Sánchez

Sobre la veracidad o no de las atribuciones realizadas por el policía, en la grabación se escucha cómo este matiza, descuidadamente, que la propiedad de esos negocios es del hermano mayor y no del padre de Begoña Gómez.

Villarejo y Martínez idearon un plan para “matar políticamente” a Pedro Sánchez usando a su suegro

La grabación forma parte del ingente material recopilado por La Vanguardia y eldiario.es en el transcurso de su investigación conjunta sobre la operación Catalunya, montaje ilegal desplegado por el Gobierno de Mariano Rajoy como mínimo entre los años 2012 y 2016, contra el procés en Catalunya con el objeto de desacreditar, amedrentar y encausar judicialmente, con montajes falsos u obteniendo pruebas con métodos prohibidos, a dirigentes independentistas y personas que consideraba de su órbita, la mayoría de las ocasiones sin fundamento.

Los dos interlocutores consideran que lo que conocen de las actividades del suegro de Sánchez supondrá el fin de este:

«Hay que saber todo»

Francisco Martínez:
“Es que esto, además, mataría a cualquiera. Pero un tío de izquierdas que va con la bandera del rollo este feminista, muy feminista y lo tiene lleno de polacas chupando pollas en una sauna”
Villarejo:
“Mortal, Paco, yo cuando me enteré, imagínate, se me puso el rabo”
Francisco Martínez:
“Pero hay que saber todo”

La idea era utilizar los supuestos negocios del padre de Begoña Gómez contra el entonces líder del PSOE

El comisario propone emplear sus clásicos métodos, profusamente desplegados en la operación Catalunya: divulgar las supuestas revelaciones en plena campaña electoral. Como ya se había hecho ya en aquellas fechas con las inexistentes cuentas de Pujol en Suiza y se haría después, unos días antes de las votaciones en los comicios del 25 de noviembre del 2012, cuando El Mundo publicó supuestas cuentas de la familia del expresident Jordi Pujol en Ginebra, con 137 millones de euros y poco después atribuyendo otras en Suiza y Liechtenstein a este y también al entonces president y candidato Artur Mas:

«¿Lo sabe Sánchez? (…) Esto lo revienta»

Francisco Martínez:
​“¿Y eso Sánchez lo sabe seguro? Sabe perfectamente a qué se dedica el suegro”
Villarejo:
“Sí, claro, ya me contarás, imagínate si es una parte débil del diseño, eso es mortal. Eso es mortal. Eso es mortal. Eso para cuando haga falta, pero es un tema para que solamente lo trates con el presidente [Mariano Rajoy] y con el número 1 [Jorge Fernández Díaz]. Esto lo mata. A ver, hay que esperar a que sea la convocatoria de elecciones y es un misil en la flotación”
Francisco Martínez:
“Esto lo revienta”

Además Villarejo informó a Martínez de que estaba organizando verse con el padre de Begoña Gómez para profundizar en sus pesquisas y al objeto de conseguir más información sobre las relaciones entre los distintos miembros de la familia política del entonces secretario general del PSOE:

El policía, condenado y a la espera de un sinnúmero de juicios, presumía de controlar a Manos limpias

Villarejo: «Quiero conocer al suegro»

Villarejo:
“En septiembre le he dicho quedar a comer con él, (…) yo quiero conocer al suegro”
Francisco Martínez:
“¿Porque siguen con el negocio?”
Villarejo:
“Claro, si es un negocio de puta madre, es una pasta de la hostia, entonces, el dueño sigue siendo el mayor, está todo a nombre del mayor…pero luego los otros dos por debajo, el suegro y otro más (…). Esos son los responsables, los que llevaban la gestión, digamos, y esa es la historia”

El material elaborado por Villarejo sobre el suegro de Sánchez fue utilizado profusamente durante años por una galaxia de medios digitales y la referencia más reciente a esos negocios ha venido esta misma semana de la boca de Ester Muñoz, una vicesecretaria del PP, quien en el transcurso de una comparecencia de prensa en una sala del Congreso dijo: “Tenemos los escándalos que rodean al presidente del gobierno, ahí tenemos a su suegro que se enriquece con esas saunas, todos sabemos a qué tipo de saunas me refiero…”.

Pero los servicios que ofrecía Villarejo y que el secretario de Estado recibía con interés no se limitaban a eso. El policía incluía en el paquete la propuesta de utilizar al sindicato Manos Limpias para presentar en los juzgados denuncias sin apenas contenido para desestabilizar o complicar la vida a sus objetivos.

Hace un mes la Sala de lo Penal del Supremo revocó una condena a prisión del líder derechista

Una forma de operar que se parece mucho a la que de nuevo se ha puesto en práctica con la denuncia presentada contra Begoña Gómez por supuesto tráfico de influencias y corrupción en los negocios, de cuya veracidad dudan incluso los denunciantes, lo que no ha sido óbice para que el juzgado de instrucción número 41 de Madrid la haya admitido a trámite.

En la conversación entre Villarejo y Martínez del verano del 2014, las referencias a Manos Limpias van siempre en la misma dirección; el policía hace ostentación de tener controlado al grupúsculo ultraderechista.

En primer lugar en referencia a Alicia Sánchez Camacho, la expresidenta del PP de Catalunya y actualmente diputada en la Comunidad de Madrid y senadora y fuente primigenia de Villarejo en la operación Catalunya.

En esta referencia a Sánchez Camacho, Villarejo explica que otros agentes vinculados a la operación Catalunya iban a utilizarla a través de Manos Limpias, algo que su intervención consiguió evitar.

La segunda mención está también vinculada al mismo caso y Martínez le pregunta al policía cuál era su situación y si se había formalizado alguna personación en la instrucción judicial. Villarejo, escueto y directo, respondió que en esa causa “estamos manejando a Manos Limpias”. Complementan las muchas referencias a la organización fascista que aparecen en las anotaciones manuscritas del diario de Villarejo.

El excomisario propone emplear sus métodos habituales: dossieres falsos remitidos a los medios

Años después, Manos Limpias, que aún dirige Miguel Bernad y Villarejo acabarían enfrentados en causas judiciales.

Manos limpias, que se refiere a sí mismo como sindicato de funcionarios, pese a carecer de mínima representatividad, no celebrar congresos ni publicar cuentas, quedó fuera de combate después de que en julio del 2021, la Audiencia Nacional le condenara a cinco años de prisión por extorsión a empresas para no denunciarlas en los juzgados o lanzarles campaña de descrédito. En la misma causa también fue condenado Luis Pineda, presidente de Ausbanc.

Sin embargo, hace poco más de un mes, la Sala de lo penal del Tribunal Supremo anuló por unanimidad esa sentencia y dejó sin cargos a los condenados por la Audiencia. Una vez blanqueados por el Supremo, justo un mes después, Bernad y los suyos presentaron la denuncia contra Begoña Gómez.

Manos limpias ha sido el complemento útil y funcional perfecto de casi todas las operaciones de guerra sucia política, llevando a los juzgados, como acusación popular, incontables denuncias.

En su ya larga existencia Manos Limpias ha acudido a los tribunales contra el presidente del Gobierno, Pablo Iglesias, Artur Mas o Pere Aragonès, a este último por la política lingüística, siempre con el mismo resultado, el rechazo de los jueces.

Dirigentes del PP se han hecho eco de lo dicho por Villarejo y filtrado a periodistas afines que lo divulgaron

Denunció a Podemos por supuesta información irregular usando como argumento el falso informe PISA, elaborado por las cloacas del estado. Se ha querellado por la aprobación del matrimonio homosexual o ha puesto la proa contra la revista satírica Mongolia, demandas también rechazadas. Pero en algunas ocasiones ha conseguido abrir la puerta para la apertura de causas judiciales de alto calado político; entre los más notables, la denuncia contra la mesa del Parlamento vasco por permitir la actividad política de la ilegalizada Herri Batasuna.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *