«La legislatura avanza a oscuras devorada por el secesionismo. No hay rastro de dignidad ni de sentido institucional»

Equipo
By Equipo
12 Min Read

No hay presidente autonómico del Partido Popular tan precoz como María Guardiola (Cáceres, 1978), que pasó casi del anonimato político a convertirse en la primera mujer presidenta de Extremadura en menos de un año. Un asalto meteórico al poder, cimentado en unos principios sólidos que llegaron a poner en peligro su investidura. Su ímpetu puso en peligro la alianza con Vox para acabar con años de gobierno socialista en la comunidad, pero supo templar su carácter. Sin moverse de sus convicciones, la popular logró alcanzar finalmente un pacto con los de Abascal para desalojar al PSOE de la Junta y transformar su comunidad, una de las más golpeadas por la despoblación y la falta de atención por parte del Gobierno central.

Así lo denunciaba ayer la propia Guardiola en el Foro ABC, en el que exigió a Pedro Sánchez que acabe con años de abandono. «Donde antes había sumisión, ahora hay reivindicación. Extremadura es un motor de España y no vamos a seguir esperando», señaló.

El discurso de la presidenta extremeña fluye siempre como un verso. Capaz de exponer sus ideas de manera clara y contundente pero con un verbo armonioso. Aun así, sus críticas resuenan con fuerza, como la que hace al presidente, cuya «legislatura avanza a oscuras por los caminos de la insolidaridad y el secesionismo. El pluralismo ha sido devorado por el maniqueísmo y la mentira se ha impuesto a la verdad. No hay rastro de la dignidad ni del sentido institucional».

En los nueve meses que lleva al frente de Extremadura, no ha podido hablar ni una sola vez con Sánchez. Desprecio que no comparte y ante el que no se resigna. «A mí no me va a distraer nada, porque tengo claro que estoy aquí para mejorar la vida de los extremeños. Eso sí, ahora que se ha encomendado al género epistolar –apunta con cierta ironía–, que lea mis cartas y atienda mis peticiones», demanda la cacereña.

Precisamente, sobre la ausencia del presidente estos días se pronunció también Guardiola, atónita ante «su irresponsable decisión». «Creo que detrás del movimiento de Sánchez se esconde una persona narcisista. Hay un político que se ha olvidado de por qué estamos aquí los dirigentes, que es para servir a los demás y mejorar la vida de la gente. No para mirarnos el ombligo. Yo no soy capaz de alcanzar a entender lo que quiere hacer y no sé qué podemos esperar del anuncio del lunes. Porque uno no anuncia su cese de responsabilidades sometiendo a todo un país a la incertidumbre e inestabilidad política y social. Tenía que haber dimitido en ese mismo momento. Que dimita si quiere, pero que no haga un serial. Esto es un melodrama al que nos está sometiendo como país y mientras tenemos que esperar a que el señor aparezca el lunes y nos anuncie lo que quiera», afirmó la dirigente.

Guardiola fue más allá, exigiendo a Sánchez que «dé explicaciones, que es lo que hacen los políticos». «Pero en lugar de eso –continúa–, escribe una carta que es una mezcla de carta de amor que no sé si va dirigida a los votantes, a la oposición o a los corintios. No sé a quién va dirigida, pero se atreve en ella a poner en duda el sistema judicial del país. Que un presidente de un Gobierno como el nuestro se atreva a poner en cuestión a los jueces es el principio del fin de una democracia de un país como España», sostuvo.

«España debe reconocer a Extremadura como una potencia energética»

En los nueve meses que lleva ya en el cargo, el PP de Extremadura ya ha puesto en marcha importantes medidas y otras que tiene en el horizonte más cercano. «Desde septiembre de 2023, Extremadura ha dejado de ser la región que más gravaba a las rentas medias y bajas y vamos a continuar en el impulso de medidas como la primera Tarifa Cero de la región para nuevos autónomos o o los planes que buscan la estabilidad y la calidad en el empleo» , anunciaba. La gratuidad de las escuelas infantiles o las ayudas a los jóvenes para su emancipación son otras de las medidas en marcha, centradas todas en la gente y agrupadas en la «Agenda para el Liderazgo, la Modernización y el Avance de Extremadura». El ALMA de la región como siglas que representan «una estrategia de resarcimiento, de reparación y de priorización política para la que queremos y necesitamos contar con el Gobierno de España», expuso la presidenta.

La pesadilla en la que se convirtió su investidura la recuerda ahora como un mal sueño. Lejano, aunque presente a la vez. Porque aquello le hizo reflexionar y ser mejor política. Más paciente, sobre todo. «He aprendido a contar. No sé si hasta diez, pero sí hasta siete», bromeaba antes de entrar a valorar su alianza con Vox. «El nuestro es un gobierno centrado en mejorar la vida de la gente y nada me va a despistar por mucha bronca que quieran montar. Por mucho que me insulten, tengo un objetivo muy claro. Mi acuerdo de gobernabilidad con Vox respeta absolutamente toda la ideología del PP y las líneas rojas que yo manifesté el día que no conté hasta diez. Es un pacto en el que supimos ponernos de acuerdo en aquellas cuestiones que nos unen y no en las cosas que nos separan», resumió bajo la atenta mirada de Cuca Gamarra, secretaria general del Partido Popular, que arropó a Guardiola en su intervención.

La Casa de ABC se quedó pequeña para acoger el evento, al que acudieron diferentes personalidades del mundo de la política y de la empresa. Inversores que ven en Extremadura un lugar ideal para iniciar sus negocios. Decenas de representantes que asistieron atentos al discurso de la extremeña, que ha ganado presencia en los últimos meses.

Recado a Puente

«¿Ha venido en tren a Madrid? No suelo correr esos riesgos cuando vengo por cuestiones importantes», ironizó, con un dardo envenenado dirigido directamente al ministro de Transportes. «Puente nos da la medida de lo que es el Gobierno de Sánchez. Un ministro que ha presumido de tener un equipo que trabaja por y para su vanidad. Que trabaja para analizar qué medios se meten con él y le critican, cuando esa debe ser la labor de los medios: cuestionar al poder. Pero el gobierno de Sánchez y Puente entienden que o les alabas o estás en su contra. Si Puente canalizara toda esa energía que gasta en las redes sociales en vertebrar nuestro país tendríamos uno de los países mejor conectados del mundo», reflexionó María Guardiola.

Con los resultados electorales del País Vasco aún recientes y con la campaña catalana apenas comenzada, la baronesa popular elevó la voz para reivindicar el papel del PP como partido constitucional en ambas regiones. «Lo que tiene que hacer el partido en Cataluña es lo que está haciendo ya Alejandro Fernández, que es defender el Estado de Derecho, la igualdad entre españoles y hacerlo desde la honestidad. Creo que son las elecciones más importantes de nuestra historia», aseveró, preocupada por el «blanqueamiento que se ha hecho de un partido como Bildu», cuyos resultados son, en su opinión, culpa de Sánchez. «Cuando uno hacer acercamientos y tiene determinados gestos, eso tiene consecuencias. Lo que hemos vivido es una promoción absoluta del independentismo y de la amnesia del terrorismo y al final tenemos estos resultados», expuso la popular.

De hecho, estas alianzas del PSOE con los partidos soberanistas son las que amenazan la hucha común y la financiación autonómica, cuya reforma sigue en el aire por la negativa del Gobierno a sentar a todas las comunidades en una misma mesa y debatir sobre el modelo a instaurar. «Estamos hablando de quitas de deuda porque al que le interesaba hablar de eso era a los partidos independentistas, que son los que tienen cogido al Gobierno de España. Yo prefiero hablar de comunicaciones e infraestructuras. Quiero que mi tierra pueda converger con la media y tener las mismas oportunidades que el resto. Lo que defendemos las comunidades del PPes la igualdad de los españoles. Y dentro de esa igualdad para que todos recibamos los mismos servicios vivamos donde vivamos, hay territorios que vamos a defender unas cuestiones y otros territorios que tendrán que defender las suyas. Y el entendimiento debe llegar en un foro donde estemos todas las comunidades autónomas, donde no solo se pacten y se den privilegios a unos territorios con el único objetivo de seguir en La Moncloa», resumió la extremeña.

Por su parte, Julián Quirós, director de ABC, resaltó la valía de Guardiola como mujer y presidenta. Cargo al que «ha llegado sin cuotas. Por pura convicción y valía. Como se decía hasta hace poco, por ser de las mejores de su entorno». Una política llamada «a tener un importante liderazgo en los próximos años» y que ha «aprendido a contar hasta diez antes de hablar», señaló en referencia a la negociación con Vox que se enquistó en el inicio por su negativa férrea a pactar con el partido de Abascal. Quirós resaltó que a partir de ese momento, del pacto, el «gobierno extremeño trabaja sin ruidos y esa es la mejor señal de que se han limado las cuestiones».

TAGGED:
Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *