Un constante flirteo con la difamación, por Editorial

Equipo
By Equipo
5 Min Read

Miguel Bernad, secretario general del autodenominado sindicato de funcionarios Manos Limpias, que el pasado día 8 denunció por supuesto tráfico de influencias a Begoña Gómez, esposa del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, reconoció ayer que dicha denuncia, admitida el miércoles por el juzgado número 41 de la capital, y recurrida por la Fiscalía de Madrid, puede basarse en informaciones falsas, divulgadas previamente por medios digitales de credibilidad en cuestión.

Habida cuenta de las consecuencias derivadas de tal denuncia –Sánchez tendrá al país en vilo hasta el lunes, cuando anunciará si le merece la pena conservar o abandonar el cargo de presidente, tras los ataques a su familia–, la duda de Bernad constituye un indicio elocuente, cuanto menos, de su frivolidad, muy probablemente también de su intencionalidad política y sin duda de su irresponsabilidad ­cívica. Nada nuevo bajo el sol, por cierto, dado su largo historial en los tri­bunales como impulsor de causas, ha­bitualmente contra la izquierda, in­consistentemente fundamentadas y de corto recorrido.

El denunciante de la esposa de Sánchez duda ahora que sus fuentes sean fiables

El reconocimiento de Bernad es asimismo un nuevo reflejo de la degradación de la escena política española. Porque Bernad no actúa en el vacío, sino que es utilizado como instrumento por la derecha y la ultraderecha en su campaña de acoso contra el presidente. Aunque, una vez escuchado ayer, no se le pueda calificar de muy fiable.

Sorprende, y no menos que la carta a la ciudadanía de Sánchez en que expresa sus dudas sobre la conveniencia de seguir en el cargo, la desmesurada vehemencia con la que el PP arremete contra el Gobierno, apoyándose en agentes de tan poca confianza, y en acusaciones carentes de pruebas incriminatorias. Después de que el secretario general de Manos Limpias expusiera ayer las dudas sobre su propia denuncia, el popular Alberto Núñez Feijóo, líder de la oposición, volvió a la carga contra Pedro Sánchez, calificando su decisión de retirarse hasta el lunes para reflexionar sobre su futuro de espectáculo indigno que somete al país al bochorno internacional, y acusándole de querer conservar el Gobierno por compasión.

La severidad que Feijóo aplica a Sánchez no la usa
para analizar su desabrido estilo de oposición, que además impone a sus compañeros de partido, basado en la descalificación sistemática del rival, que tanto aumenta el nivel
de crispación y tanto embarra la escena política. Pero, lejos de pisar el freno, los populares aceleran. La vicesecretaria y diputada popular Esther Muñoz, no satisfecha con la persecución a la esposa de Sánchez, trató ayer de extender la sombra de sospecha sobre el hermano y el suegro del pre­sidente.

El PP debe recapacitar y darse cuenta de que su estilo de oposición, su constante flirteo con la difamación, no es de recibo y puede volverse en su contra. El mensaje implícito en su acoso insomne es que no tiene mayor prioridad que erosionar al rival ni nada más constructivo que ofrecer a los ciudadanos. En años recientes hemos asistido ya a acusaciones masivas como las contenidas en la operación Catalunya contra el independentismo, por las que se ha encausado a un ministro del Interior del PP, y que abundaron en denuncias fabricadas y pruebas inconsistentes, servidas por funcionarios del Estado de conducta nada ejemplar.

Con tales antecedentes, buena parte de la ciudadanía sabe ya que muchas acusaciones que se profieren en los debates parlamentarios son tan interesadas como inciertas, al menos hasta que se demuestre lo contrario. Y que quienes las propagan sin pudor están jugando con fuego, porque se arriesgan a perder su credibilidad para siempre, a la vez que minan el prestigio de las instituciones.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *