Convergencia vuelve… pero no acaba de llegar, por Manel Pérez

Equipo
By Equipo
8 Min Read

Satisfacción en los centros empresariales barceloneses tras el recuento del 12-M. Los candidatos por los que habían apostado, el socialista Salvador Illa y el postconvergente Carles Puigdemont, han ocupado las dos primeras posiciones, aunque el resultado de este último haya sido discreto tirando a mediocre. De rebote, ERC, con quien la burguesía ha chocado en numerosos expedientes mientras ha gobernado desde la Generalitat, ha quedado muy debilitada, lo que bloquea tanto la formación de un bipartito con los socialistas como la de un tripartito con los comunes. Uno de los peores escenarios para los centros de poder económico.

¿Pero qué dicen los resultados pensando en la reconstrucción del espacio de centroderecha nacionalista, el clásico de la Convergència pujolista, el gran anhelo de la burguesía catalana, su labor principal en esta última campaña? El ansiado retorno de un discurso que galvanice a las clases medias en torno a un plan de relación diferenciada pero integrada, sin enfrentamiento, con España. Descartada la ruptura y con capacidad de influir en la agenda política y económica del Estado. Que devuelva al pedestal de las grandes prioridades su programa desarrollista de inversión permanente en infraestructuras, baja fiscalidad y énfasis en favorecer la actividad privada.

Leídos en términos socioeconómicos, los resultados del 12M ponen de manifiesto que, por lo menos en estas elecciones, el partido más transversal entre las clases medias es el PSC. Se impone claramente como primera opción de los votantes en todos los segmentos de renta, excepto en los dos tramos superiores. En el segundo más alto, sigue en cabeza, pero Junts le pisa los talones, apenas un punto menos. Y es solo en el 10% con el más alto nivel de ingresos, el salón de la alta burguesía, donde pierde el liderazgo, superado por los de Puigdemont, que marcan una ventaja de más de seis puntos.

En ese voto burgués a Junts convergen ciertamente las aspiraciones nacionalistas de algunos, los menos, que ven a su líder como el representante legítimo de la Generalitat descabezado por la vía del artículo 155 de la Constitución. Aunque para la mayoría prima el irresistible encanto de la promesa de recortes de impuestos. El gran articulador de las clases medias y la burguesía. En Catalunya y en el mundo; aunque en el caso que nos ocupa sublimado por el agravio comparativo de la ventajosa situación de sus pares de Madrid. Y Junts lo ha hecho suyo sin dejar espacio para la duda.

Acto del 50 aniversario de la muerte de Pau Casals en Sant Miquel de Cuixà con la presencia de los presidents de la Generalitat Aragonès, Torra, Puigdemont, Montilla i Pujol. Pere Duran/ Nord Media

Presidentes de la Generalitat, de Pujol a Aragonès, pasando por Puigdemont

Pere Duran / NORD MEDIA

Transversalidad implica también centralidad, el cemento con el que Pujol construyó su hegemonía durante más de dos décadas. De momento, el 12M la hormigonera ha descargado en la sede socialista.

La burguesía lleva tiempo empujando a Junts en su singladura desde la competencia con ERC en el frente nacional hacia alguna versión postprocés del peix al cove, que costará diferenciar de la pujoliana.

La elite empresarial dirige sus esfuerzos a convencer a Junts para que deje vía libra a Illa…

La maniobra envolvente del mundo empresarial comenzó mucho antes, cuando unció al Puigdemont de Waterloo como heredero del pujolismo y este, a cambio, le prometió olvidarse del referéndum, centrarse en la amnistía y pensar en la economía. Ciertamente un aspirante todavía poco pulido, en bruto, pero que evolucionaba rápido hacia las prácticas del Jordi Pujol clásico. Lo que este último le reconoció poco antes de votar. Igual que el expresident Artur Mas.

El último gesto de esgrima lo ejecutó Josep Sánchez Llibre, presidente de Foment, junto con su plana mayor, al reunirse con Puigdemont en Argèles. Una fotografía que el anfitrión agradeció sobremanera, sumergido en un viaje hacia el reconocimiento social. Barniz reforzado por las Cámaras catalanas, encabezadas por Josep Santacreu, presidente de la de Barcelona.

La banca catalana, en la medida que existe, debate que la oferta pública de adquisición de acciones (opa) del BBVA sobre el Sabadell de Josep Oliu ha avivado, ya había asegurado a los juntaires financiación para la campaña, más necesaria que nunca ante el esfuerzo especial: llevarla al otro lado de los Pirineos.

Movimientos todos que han buscado legitimar Junts ante el mundo empresarial y las clases medias a cambio de su compromiso de asumir su ideario económico. Poco después de esas campanudas visitas, Junts presentó un programa electoral con grandes líneas liberales, de derecha económica. En esos días, el voto de los parlamentarios de Junts y el PNV en el Congreso fue decisivo para tumbar una proposición no de ley de Sumar, contraria a sus intereses y salvar otra del PP, favorable. El frente conservador avanzaba.

Ahora, la burguesía reflexiona. Un grupo amplio cree que conviene inclinar a Puigdemont hacia un acuerdo con los socialistas para que deje expedita la vía a la investidura de Illa a cambio de algún acuerdo económico sustancial en Madrid. Las posibilidades, siendo optimistas, parecen escasas, pero el rédito se antoja alto. Sobre todo si se consigue introducir la fiscalidad en el pacto.

Pero otros consideran que el líder de Junts aún no es fiable y prefieren dirigir sus esmeros hacia un debilitado Oriol Junqueras, tambaleante factótum de ERC, a quien menos conviene repetir comicios y cómplice más natural del PSC. Aunque en este caso se desvanece el premio de una cierta benevolencia fiscal. Siempre hay renuncias.

pero no es una opción unánime, algunos prefieren que ERC de ese paso, más fácil y menos expuesto

Puigdemont es una contradicción ambulante. Carga sobre sus hombros el pasado del procés, un activo para conservar base electoral el 12M. Pero que será cada vez más un lastre a medida que la sociedad catalana difumine el imaginario de los años turbulentos.

Junts necesitará nuevo líder para la normalidad, de momento no se intuye quien y sobre todo una renovada cosmovisión creíble sobre Catalunya, el papel de esta en España y en el mundo, la realidad de su economía y un catálogo de aspiraciones razonables para sus clases medias. Condiciones pendientes para la recuperación del modelo que las elites pretenden.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *