Bagnaia gana en Montmeló, con Martín 2.º, y Márquez regala otra gesta, de 14.º a 3.º

Equipo
By Equipo
6 Min Read

Montmeló volvió a regalar otro carrerón, esta vez con final feliz italiano. Pecco Bagnaia se resarció de la caída del sábado en la Sprint con una soberbia victoria -la tercera del curso- lograda a pulso con un adelantamiento sobre Jorge Martín, que se marcha del GP de Catalunya un poco más líder. 

Aunque también más inquieto: la sombra de Marc Márquez es cada vez más alargada. El catalán culminó otra remontada genial, de 14.º a 3.º, que fortalece su candidatura a opositor al título. El catalán lleva cuatro escaladas increíbles, en Le Mans progresó del 13.º al 2.º dos veces, y en Montmeló, del 14.º al 2.º en la Sprint y ahora hasta el 3.º.

En términos de la batalla por el Mundial, pocos cambios significativos entre los tres tenores: Martín sigue líder sólido, ahora con un punto más sobre Bagnaia (39) y uno más sobre Márquez (41).

La salida

Aleix Espargaró volvió a salir fatal y Bagnaia se puso primero y empezó a construir su camino hacia la victoria

En la salida, como ya ocurrió en la Sprint, Aleix Espargaró perdió la posición preferente de la pole. De nuevo Bagnaia arrancó mejor y se posicionó primero, con Acosta segundo y Binder tercero. Martín salió muy bien, de 7.º a 4.º, y Marc Márquez de 14.º a 11.º, aunque cerró la primera vuelta 10.º al superar a Di Giannantonio.

Los primeros pasos adelante los dio Jorge Martín, que se puso tercero en el primer giro al superar a Binder. El madrileño no quería perder la rueda de Acosta y Bagnaia, que tiraban con fuerza, y antes del cuarto paso por meta también rebasó al murciano para situarse segundo. Márquez ganaba dos posiciones más, hasta el 8.º al adelantar a Bastianini y caerse Miller. Y Aleix perdía terreno al superarlo Raúl Fernández en el quinto puesto.

Martín daba el golpe al llegar a la frenada de La Caixa. Se ponía líder al adelantar a Bagnaia demostrando ser el más rápido en pista. Acosta lo observaba de cerca, a 2 décimas, y Binder cuarto.

El campeón parecía el cervatillo cojo, ya que Acosta también se merendó al italiano al superarlo en la vuelta 6 y ponerse segundo. El murciano estaba muy fuerte, consistente y con buen ritmo. Apretó sin contemplaciones a Martín, marcaba mejor vuelta de carrera (v. 7/24) y enseñaba la rueda al madrileño.

Duelo frustrado

Acosta se cayó en la vuelta 11 cuando perseguía a Martín y se frustró la pelea por la victoria

Antes de llegar al ecuador de la prueba (v. 11/24), Martín y Acosta, prácticamente pegados, habían abierto un hueco de 1,3 segundos sobre Bagnaia. Pero el duelo entre el murciano y el madrileño se fue al traste porque el novato de Mazarrón se fue al suelo en la frenada de la curva 10 cuando perseguía a Jorge. Pagó la falta de adherencia de su neumático blando trasero y sumó su segunda caída consecutiva en carrera dominical, tras la de Le Mans.

La caída de Pedro abrió la lucha por el podio: Bagnaia era segundo, a 1,1 de Martín, con Aleix Espargaró tercero (había adelantado a Raúl Fernández) y Marc Márquez 5.º, después de superar a Binder (v. 12).

Culminación de la gesta

Márquez atacó y superó a Raúl Fernández y a Aleix Espargaró para llegar hasta el podio y culminar otra remontada soberbia: de 14.º a 3.º

Fue entonces cuando Marc olió la sangre del joven madrileño y lanzó su ataque. A final de recta frenó mejor y arrebató el cuarto puesto a Raúl Fernández (v. 18). Y acto seguido, Bagnaia se atrevió a meterle la rueda a Martín en la crítica curva 5, donde se cayó en la Sprint, para arrebatarle el liderato. Faltaban 6 giros para la meta.

Tiempo suficiente para que Marc Márquez completase su nueva magna obra de remontada con un adelantamiento de la casa a Aleix Espargaró. El de Cervera escogía la frenada de final de recta para meter la Ducati sobre la Aprilia y quitarle la tercera posición: de 14.º a 3.º.

A falta de dos giros, Bagnaia sacaba 1 segundo a Martín y Márquez tenía muy lejos al madrileño, a 10,5 segundos, suficiente para asegurar la victoria. A su vez, el 93 no tenía seguro el tercer puesto, ya que Aleix Espargaró le acechaba muy cerca, a solo 1 décima.

Al entrar en la última vuelta, Bagnaia tenía un margen de 1,5 segundos y Marc, de 166 milésimas sobre Aleix. El de Granollers apretó de lo lindo al de Cervera, que cerró bien los huecos y se impuso al sprint por 52 milésimas en la meta. Márquez había culminado otra gesta, la cuarta seguida: de 14.º a 3.º.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *