El síndrome Ferran Torres

Equipo
By Equipo
5 Min Read

Se le llama el síndrome Podolski. Aparece en verano, pero tiene una periodicidad, curiosamente, ya que se da una mayor incidencia cada dos años, los que coinciden con Eurocopa o Mundial. La alteración afecta a ciertos futbolistas, jugadores en los que los seleccionadores suelen tener fe ciega. Da igual su estado de forma o cómo hayan rendido a corto plazo en su equipo cada semana. Los técnicos los convocan y se los llevan a donde haga falta. Y ellos responden.

También se les puede catalogar de jugadores de selección que estas ceden a clubs para que no pierdan el ritmo. Como si fueran el Guadiana, aparecen y desaparecen. Casi se les pierde la pista. Pero cuando llega la hora de ponerse la camiseta de su país, ahí está su gol. No falla. Ese idilio lo vive como nadie Ferran Torres.

A esta sintomatología la nombraron en honor a Lukas Podolski, delantero alemán. Pero sucedía un fenómeno parecido con Klose, que fue su compañero en el ataque germano durante más de una década y que le llevó a ser el máximo realizador de la historia de los Mundiales. También la padece Shaqiri, que cuando se viste con la camiseta de Suiza cobra super­poderes para hacer golazos. Pero no solo ocurre en Europa, sino que el bienestar momentáneo tras­pasa continentes. El virus le ha picado recientemente al portero mexicano Ochoa, al colombiano James o al ghanés Gyan, clásicos entre los clásicos, siempre as­pirantes a dar la campanada con la canción del verano.


Lee también

Anaïs Martí

España cierra invicta la fase de grupos de la Eurocopa 2024

Contento por el debut. He salido con ganas, pero me he precipitado en alguna jugada”

En España el gran representante, el espécimen más claro de esta estirpe, es Ferran Torres, futbolista discutido en el Barcelona, donde le cuesta ser titular, pero que siempre se saca algo de la chistera cuando es citado con la selección. Es el Podolski patrio.

El delantero de Foios, suplente en los dos primeros partidos de la Euro, fue titular contra Albania y se volvió a transformar con España. Escondido durante meses, es especialista en asomar y volverse protagonista. Se desmarcó al espacio –una de sus especialidades– recibió en profundidad de Dani Olmo y de primeras remató cruzado con la zurda. “Lo había hablado con Dani. Cuando me la dado, he arrancado sin pensarlo”, explicó. Tanto ajustó que la pelota tocó en la base del poste antes de alojarse en la red. Lo hizo con una facilidad pasmosa, con la categoría y la calidad que atesora.


Lee también

Carlos Ruiz

Horizontal

Quiero seguir haciendo historia de la selección y estar entre los grandes realizadores”

Esa confianza es la que le da jugar con la selección. No de ahora, de siempre. Con el Barça no marcaba desde enero (13 partidos) y enseguida le marcó a Andorra en los amistosos de preparación. Por eso, con 24 años ya ha igualado los registros de una leyenda como Telmo Zarra, seis veces pichichi.

De los 20 goles del valenciano con la roja, cinco han sido en grandes torneos –había marcado hace tres años en su primera Eurocopa (2) y también en el Mundial de Qatar (2)–, además de en la final four de la Nations League. “Quiero seguir haciendo historia de la selección. Yo lo tengo claro: quiero estar entre los grandes realizadores. Y no voy a parar”, aseguró. La novena victoria de España sobre Albania llevó la firma de Ferran Torres. Él no descansa en verano.


Lee también

Juan B. Martínez

Horizontal

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *