“Es un mensaje claro a Meloni”

Equipo
By Equipo
6 Min Read

Después de ganar de forma contundente en las elecciones europeas, la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, sale de la última cita electoral italiana con mal sabor de boca. El centroizquierda en Italia ha vencido en la mayoría de ciudades importantes que celebraban la segunda vuelta de los comicios municipales entre el domingo y el lunes, y ha conservando la alcaldía de la ciudad de Florencia, que se confirma como uno de los bastiones rojos del país. “Es un mensaje claro a Meloni”, ha avisado la secretaria general del Partido Demócrata (PD), Elly Schlein.

Así, la candidata del Partido Demócrata (PD), Sara Funaro, se ha convertido en la primera mujer en ser alcaldesa de la capital de la Toscana, después de haberse impuesto con más del 60% de los votos a Eike Schmidt, el candidato de la derecha. Schmidt, alemán con la ciudadanía italiana, no era una opción cualquiera: hasta no hace mucho, era director de la Galería de los Uffizi de Florencia, uno de los museos más importantes del mundo, hogar de obras maestras del Renacimiento de Sandro Botticelli o Leonardo da Vinci.

La derrota de Schmidt

El exdirector de la Galería de los Uffizi ha sido derrotado ante la candidata del PD, Sara Funaro

Tras ser trasladado a Nápoles para dirigir el Museo de Capodimonte, Schmidt, que se había convertido en un personaje muy popular, había apostado por entrar en política, liderar como independiente a los partidos derechistas y quedarse en Florencia. Pero la ciudad, cuna de Matteo Renzi y con una larga tradición de poder local progresista, sigue siendo inexpugnable. De hecho, Funaro es una psicóloga de 47 años que ya era concejal del anterior alcalde, Dario Nardella, y nieta de Piero Bargellini, un famoso alcalde democristiano que gestionó las inundaciones dramáticas de Florencia en 1966.

Las coaliciones formadas por el PD y otros partidos progresistas también han sido premiadas en Bari, Perugia o Potenza. En Bari, que recientemente acogió el G-7 de Meloni en Apulia, las urnas han elegido al socialdemócrata Vito Leccesse con más del 70% de los votos frente al liguista Fabio Romito. Otra mujer ha ganado en Perugia, Vittoria Fernandini, que se ha impuesto por el 52% de los apoyos. Es un triunfo significativo porque Fernandini recupera una ciudad en Umbria que en el 2010 abrió la puerta a la derecha en algunos fortines izquierdistas, que desde entonces comenzó a gobernar algunos municipios donde siempre habían estado en la oposición.


Lee también

Anna Buj

Eike Schmidt con el ‘Jarrón de flores’ de Jan Van Huysum el 19 de julio, día del retorno a Florencia

Todo ello son muy buenas noticias para Elly Schlein, que se confirma como líder de la oposición y que poco a poco se está consolidando al frente del partido. “Estamos felices de un resultado que demuestra que el método funciona”, ha celebrado  Schlein, que prefiere hacer mítines a salir en televisión. La secretaria general del PD está apostando por recorrerse las plazas de toda Italia y tratar de unir a los partidos progresistas, algo que parece haberle funcionado a la espera de que pueda llegar en un futuro a un pacto con el Movimiento 5 Estrellas, en horas bajas. 

“Cuando construyes programas compartidos y candidaturas creíbles la gente responde. Esto se puede hacer también a nivel nacional”, ha avisado la líder socialdemócrata italiana. A su juicio, el resultado de estas elecciones locales es “un mensaje claro a Meloni” de que no debe haber recortes en la sanidad ni apostar por la reforma para dar más autonomía a las regiones que lo piden, recién aprobada en el Parlamento italiano. Las europeas ya fueron una señal de que el PD está levantando cabeza. La formación quedó segunda con el 24% de los votos –un resultado mejor del que preveían las encuestas– y se convirtió en la delegación socialdemócrata más numerosa de la Eurocámara con 21 eurodiputados.

Horizontal

La primera ministra italiana, Giorgia Meloni, ayer en Palacio Chigi, sede del Ejecutivo

TIZIANA FABI / AFP

Estas señales de recuperación no implica que vaya a haber consecuencias para Meloni, que se ha reforzado con su clara victoria en las europeas. Pero sí que son una señal de que tal vez encarará con menos tranquilidad el futuro referéndum constitucional sobre la reforma para la elección directa del primer ministro, por ejemplo. De momento, el clima en los representantes de la derecha es más tenso. Lo demuestran las declaraciones del presidente del Senado, el segundo cargo más alto del país, Ignazio La Russa, uno de los fundadores de Hermanos de Italia, el partido de Meloni. Tras conocer el resultado de las municipales, La Russa pidió reflexionar para “repensar una ley electoral para las administrativas” y evitar las segundas vueltas porque “incrementa la abstención”.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *