Denunciar, pero primero detectar, por Editorial

Equipo
By Equipo
5 Min Read

En abril, cinco mujeres y tres niños murieron asesinados víctimas de la violencia machista. En junio fueron siete mujeres y dos niños, por las mismas causas. Pruebas más que evidentes de que esta lacra social es una auténtica tragedia que sigue golpeando de manera brutal. El goteo continuo de víctimas demuestra que nos hallamos ante un problema muy grave y que las medidas que se han tomado hasta ahora parecen claramente insuficientes.

El martes, el Ministerio de Igualdad y el de Interior reconocieron fallos en la detección de casos de violencia de género y la necesidad de mejorar la coordinación en la red de protección de las víctimas. La ministra Ana Redondo admitió que “hay que ser más ágiles en la respuesta y ser efectivos”, mientras que el ministro Grande-Marlaska reconocía que “ha habido una quiebra en el sistema”. Sin embargo, ambos defendieron el sistema VioGén –que efectúa un seguimiento policial de víctimas de violencia de género– como un modelo “pionero único en el mundo” que vela por la vida de 90.000 mujeres y ofrece protección policial a más de 40.000.

La asistencia primaria ha de ser clave para descubrir casos de violencia machista

El número de mujeres en el sistema VioGén ha aumentado un 7,1% este año, pero está claro que no acaba de funcionar, pues una de las víctimas asesinadas la semana pasada en la localidad de Las Pedroñeras estaba acogida a él en su nivel más bajo. Existen cinco niveles de valoración de riesgo en este sistema y cada uno tiene diferentes medidas de protección policial.

Ayer, durante la presentación de la nueva Oficina Nacional contra las Violencias Sexuales (Onvios), el titular de Interior afirmó que las agresiones sexuales registradas en el 2023 tuvieron un incremento del 14,8% respecto de las habidas el año anterior, y reconoció que el número de denuncias no refleja la realidad. Ante este aumento, el ministro anunció que el sistema Onvios, dirigido a crear una base de datos integrada con todos los hechos delictivos susceptibles de ser calificados de agresiones sexuales, estará conectado con el sistema VioGén. El objetivo es disponer de la mayor información posible para adoptar políticas más activas y eficaces para la prevención de estos delitos.

Porque ahí está la madre del cordero. No se puede centrar la lucha solo en los asesinatos, sino en las situaciones anteriores que pueden desembocar en un crimen. En este sentido, el Gobierno pone mucho énfasis en la importancia que tiene, para detectar la violencia machista, que se incremente el número de denuncias de las mujeres para así prevenir situaciones irreversibles. El problema es que el 80% de las mujeres sometidas a esta violencia machista o a agresiones sexuales no presentan esa denuncia, por diversos motivos. Desde la falta de medios económicos hasta la vergüenza y el miedo a las represalias del hombre, pasando en muchas ocasiones y en determinados entornos por el problema del idioma.

De ahí la gran importancia de buscar sistemas y métodos alternativos que permitan detectar casos de violencia machista. Y ello pasa por que los servicios sociales y los profesionales de la atención primaria desempeñen un papel más activo que el actual. Son vías paralelas que pueden desembocar en denuncias si las mujeres amenazadas encuentran en ellos la empatía y atención necesarias para poder explicarles sus miedos, su situación y las violencias que sufren. Se trata de darles un entorno seguro y profesional para que ellas puedan sincerarse y los profesionales sanitarios puedan detectar síntomas, como ansiedad, temor y heridas físicas y psicológicas, potencialmente asociadas a situaciones de violencia de género.

En el sistema sanitario están registradas el 100% de las mujeres y las que son objeto de maltrato van al médico un 30% más que las que no lo son. Son datos que permiten efectuar un cribado de detección que dé paso a una posterior denuncia. Todo ello para evitar que aumenten esas cifras de 19 feminicidios y nueve vidas de niños segadas en lo que va de año.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *