Así ha evolucionado el voto a Le Pen en la Catalunya Nord

Equipo
By Equipo
6 Min Read

Hace solo cuatro años, Perpiñán se convertía en la primera ciudad de más de 100.000 habitantes que daba una alcaldía a Reagrupamiento Nacional (RN). Louis Aliot, expareja de Le Pen y quien había llegado a ser el segundo del partido, se convertía en alcalde en una de las ciudades con mayor pobreza e inseguridad del país. Desde entonces, la región de Pirineos Orientales, conocida como Catalunya Nord, se ha convertido en un bastión de la extrema derecha en Francia, lo que las elecciones de ayer ratificaron.

El departamento de Pirineos Orientales es el segundo más pobre de Francia continental, solo por detrás de Seine-Saint-Denis. Según el Instituto Nacional de Estadística francés, uno de cada cinco habitantes vive por debajo del umbral de pobreza y el paro es el mayor de todo el Hexágono, con un 12,4%, cinco puntos por encima de la media de Francia continental. Ante una crisis social que persiste en el tiempo, los electores han vuelto a apostar por Reagrupamiento Nacional, en un ascenso vertiginoso en votos que parece no tener techo.

Los candidatos de las cuatro circunscripciones de Catalunya Nord han cosechado cerca de 50.000 votos más que hace solo dos años y más del doble de votos que en el 2017. En cada una de las circunscripciones, Reagrupamiento Nacional ha obtenido un incremento de más de 10.000 votos sobre el resultado de las últimas legislativas y entre 2 y 4 puntos más en voto porcentual.

Mientras en el 2017 solo uno de los cuatro representantes de la región en la Asamblea Nacional eran de extrema derecha -el escaño de Louis Aliot, que sería alcalde años después-, este año los cuatro son para Reagrupamiento Nacional. Se ratifica de esta manera la victoria histórica del 2022, en la que RN ganaba todas las circunscripciones por primera vez. Dos años después, la victoria se repite y se amplía en votos.

“Hay dos momentos clave para leer el cambio de voto en Catalunya Nord: cuando Marine Le Pen empieza a liderar el partido en el 2011 y cuando Aliot pasa a segunda vuelta en las elecciones locales en el 2014”, explica Gautier Sabrià, sociólogo de Perpiñán. “El siguiente triunfo se sucede cuando la extrema derecha empieza a hablar a un electorado burgués, cuando en el 2020 Aliot consigue seducir a un votante modesto y a uno burgués a la vez”, señala Sabrià. Aquel año Aliot es elegido alcalde por una mayoría ajustada del 53% de los sufragios.

Horizontal

Los carteles de Reagrupamiento Nacional y el Frente Popular cerca del Ayuntamiento de Perpiñán el pasado 5 de julio 

Gemma Tubert / ACN

En estas legislativas, una candidata de Reagrupamiento Nacional ha conseguido por primera vez ser elegida en la primera vuelta. Anaïs Sabatini, de la segunda circunscripción, ha ganado el escaño sin necesidad de segunda vuelta con 12.000 votos más que en el 2022 y el 54% de los sufragios. Esta circunscripción, que contiene una parte de la ciudad de Perpiñán y la zona costera de la Salanca, vota destacadamente a la extrema derecha desde 2012, cuando ya recibía el 23,59% de los votos frente al 18% de las otras.

La victoria de Reagrupamiento Nacional se repite en las otras tres circunscripciones: en la tercera, Sandrine Dogor-Such se ha impuesto con el 56,28% de los votos frente a la candidata del NFP, Nathalie Cullell; en la cuarta, Michèle Martinez se ha hecho con el 58,14% de los votos; y, en la primera, Sophie Blanc ha sido reelegida con el 57,58% de los votos, quince puntos por delante del candidato del NFP.

Queda lejos cuando en el 2017, en un escenario de euforia de las elecciones presidenciales, el partido de Macron conseguía tres de las cuatro circunscripciones ante el Frente Nacional, que pasaba por primera vez en masa a la segunda vuelta. “Macron era la novedad y se veía como una formación ni de derechas ni de izquierdas, con lo que su formación consiguió el traspaso del voto de izquierdas en la segunda vuelta. Ahora, la derecha macronista no toda ha votado a la izquierda en la segunda vuelta”, destaca Sabrià. 

A nivel municipal, la región muestra interesantes discrepancias entre territorios. En Elna, ciudad con alcalde comunista, Reagrupamiento Nacional ha obtenido un elevado 58% de los sufragios. La izquierda gana en otras localidades como Prats de Molló, donde Julien Barallie se impone con un 54% de votos, y en Prada, donde la izquierda obtiene el escaño por la mínima.

En la capital también destaca un resultado de la izquierda superior al previsto. Aunque sigue siendo un feudo de voto para la formación de Le Pen y Bardella, se empieza a intuir un fin de ciclo para Aliot en Perpiñán. “Hay una parte de la población que siente vergüenza de ser la mayor ciudad de Francia con un alcalde de extrema derecha”, relata Sabrià. El voto a RN en Perpiñán está por debajo del conjunto de Catalunya Nord y, según Sabrià, se atisba un voto de castigo al alcalde.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *