Orbán trata con Xi sobre la guerra en Ucrania en una visita sorpresa a Pekín

Equipo
By Equipo
8 Min Read

El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, se reunió este lunes en Pekín con el presidente chino, Xi Jinping, en el tercero de sus sorpresivos viajes al extranjero desde que Hungría asumió, hace una semana, la presidencia rotatoria semestral del Consejo de la UE. El prorruso Orbán calificó este viaje en la red social X como “Misión de paz 3.0”, vinculándolo a sus visitas la semana pasada a Kyiv (2 de julio), donde se vio con el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, y a Moscú (5 de julio), donde se entrevistó con el presidente ruso, Vladímir Putin. 

La presidencia rotatoria no implica poderes reales en el club comunitario, más allá de visibilidad, agenda y veto ocasional, pero la palpable confusión de roles disparó todas las alarmas en Bruselas, cuya cúpula se apresuró a subrayar que Orbán no viajaba a Moscú en nombre de la UE.

Viktor Orbán había argumentado en la red social X que la razón de su visita al gigante asiático es que “China es una potencia clave para crear las condiciones para la paz en la guerra entre Rusia y Ucrania”. Según la agencia de noticias pública húngara, MTI, ya en Pekín Orbán le dijo a Xi: “Agradecemos mucho su iniciativa de paz en el conflicto de Ucrania”. Por su parte, Xi Jinping le señaló en la reunión que la comunidad internacional debe “crear las condiciones para un diálogo directo” entre Rusia y Ucrania y “proporcionar ayuda” para ir en esa dirección, según un comunicado difundido por la cadena estatal china CCTV.

Como ocurrió con el viaje de Orbán a Moscú del pasado viernes, que Putin utilizó para insistir en su narrativa de que busca la paz acusando a Kyiv de no querer negociar, enmarcando la visita del húngaro como la de un emisario de la UE y de Occidente, también China usó la visita en el mismo sentido. 

Lee también

La portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Hua Chunying, escribió en X que el presidente Xi “felicitó a Hungría por asumir la presidencia de la UE y destacó la influencia estratégica y global de las relaciones China-UE” y añadió que “China y la UE deben seguir profundizando las relaciones de manera constante y saludable y trabajar juntos para abordar los desafíos globales”. 

Según Xi, “no existen contradicciones políticas ni conflictos fundamentales de intereses entre China y la UE”, y dijo esperar que “Hungría desempeñe un papel activo en la promoción del desarrollo sano y estable de las relaciones entre China y la UE y en la realización de una interacción positiva entre ambos”.

Respecto a la guerra en Ucrania, Xi Jinping sostuvo que “solo cuando las grandes potencias muestren energía positiva, en lugar de energía negativa, este conflicto verá aparecer un rayo de esperanza de un alto el fuego lo más rápido posible”, en clara alusión al respaldo militar de los aliados a Ucrania en forma de suministro de armamento para la defensa desde el inicio de la invasión rusa a gran escala en febrero del 2022.

 Según Xi, “a todas las partes les interesa buscar una solución política mediante un pronto alto el fuego”. En su visita a Kyiv el pasado martes, Orbán emplazó a Zelenski a un alto el fuego que, según él, “permitiría acelerar las negociaciones de paz”, una propuesta que va totalmente en contra de la postura ucraniana y de sus aliados occidentales, por cuanto sería utilizada por Moscú para ganar tiempo y fortalecer su ejército.

In this picture issued by the Hungarian Prime Minister's Press Office, Hungarian Prime Minister Viktor Orban, third left, and Chinese President Xi Jinping, third right, hold a meeting attended by Hungarian Minister of Foreign Affairs and Trade Peter Szijjarto, second left, and Hungarian Minister in Charge of European Union Affairs Janos Boka, fourth left, in Beijing, China, Monday, July 8, 2024.

Encuentro bilateral en Pekín del primer ministro húngaro, Viktor Orbán, y del presidente chino, Xi Jinping, en Pekín el 8 de julio, con sus respectivas delegaciones 

Vivien Cher Benko/Hungarian PM Press Office/MTI via AP

El encuentro entre Viktor Orbán y Xi Jinping –que se celebró en la Casa de Huéspedes del Estado Diaoyutai de Pekín, donde a veces se recibe a los visitantes extranjeros de alto rango- se ha producido apenas dos meses después del que mantuvieron en Budapest como parte de una visita oficial de Xi a Serbia, Hungría y Francia. Desde el comienzo de la guerra en Ucrania, China ha tenido una posición ambigua, pidiendo respeto a la integridad territorial de todos los países –lo cual incluiría a Ucrania- y respeto por “las legítimas preocupaciones de seguridad” de todos los países, lo cual contentaría a Rusia. Pekín también condena las sanciones a Moscú.

China rehusó acudir a la cumbre internacional por la paz en Ucrania celebrada los días 15 y 16 de junio en Bürgenstock (Suiza), con el argumento de que Rusia no participaba. Rusia no fue invitada por los organizadores, al mostrar desdén y desinterés por la iniciativa, articulada en torno a las premisas ucranianas para empezar a negociar. 

Para negociar, Putin exige que el ejército ucraniano se retire de las regiones ucranianas de Luhansk, Donetsk, Jersón y Zaporiyia, que los rusos han ocupado en gran medida, y que Ucrania renuncie a ingresar en la OTAN, condiciones inaceptables para Kyiv, que reclama la retirada de tropas rusas y la restitución de su territorio, incluida la península de Crimea, anexionada ilegalmente por Rusia en marzo del 2014.

Tras su visita a Pekín, Viktor Orbán anunció en su cuenta de Instagram que emprende viaje hacia Washington, donde este martes comienza la cumbre de la OTAN -que durará hasta el jueves 11 de julio- que celebra el 75.º aniversario de la fundación de la Alianza Atlántica

En esta cumbre en Washington será elegido nuevo secretario general el neerlandés Mark Rutte, que relevará al noruego Jens Stoltenberg, quien llevaba diez años al frente de la Alianza Atlántica.

Orbán había vetado a Rutte para el cargo en la OTAN, aludiendo a las críticas del neerlandés al Gobierno de Hungría, pero a mediados de junio levantó el veto tras recibir de Stoltenberg garantías de que Rutte mantendría la promesa de no implicar a Hungría en los envíos de armas a Ucrania. Según el acuerdo, Budapest se comprometió a no bloquear los planes de la OTAN al respecto, pero a cambio no tendría que contribuir. Similar conducta tuvo el primer ministro húngaro postergando durante meses el sí al ingreso de Suecia en la OTAN. También retrasó el de Finlandia, pero menos.


Lee también

MARÍA-PAZ LÓPEZ | BERLÍN. CORRESPONSAL

Swiss Federal President Viola Amherd (L) and Ukraine's President Volodymyr Zelensky address the closing press conference of the Summit on peace in Ukraine, at the luxury Burgenstock resort, near Lucerne, on June 16, 2024. (Photo by URS FLUEELER / POOL / AFP)

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *