“Hay algo sano en considerarnos impotentes”

Equipo
By Equipo
6 Min Read

El conflicto irresoluble entre la vida y la ficción, el arte y lo moral y el hecho de que hay que aceptarse a uno mismo se funden en Los impotentes (Seix Barral), la nueva obra del argentino Nicolás Giacobone (Buenos Aires, 1975). La trama se basa en el abandono de Pan del hogar materno después de tres décadas de convivencia. Decide revelar al mundo la verdad como hijo adoptivo de Emilia Mayer, una renombrada escritora, que en realidad compró al menor y que acabó manteniendo una relación enfermiza con la víctima. Tras el escándalo y para tratar de recuperarlo, Emilia escribe su última novela bajo el nombre de Pan. “Deberíamos aceptar las diferentes imperfecciones ya que, a veces tenemos un ideal humano, una utopía que nunca vamos a conseguir. Hay algo sano en considerarnos impotentes y aprender a vivir en relación a eso”, asegura el escritor de obras como El cuaderno tachado o Bum Bum Bum

En la novela, los diferentes personajes tienen en común alguna incapacidad: “Las dos mujeres son ambiciosas, y eso les genera problemas y las vuelve solitarias, lo cual genera esa necesidad de compañía. Mientras que, en el caso de los hombres, tienen una carencia más grande, pues uno de ellos no tiene un motor vital, es decir, no tiene una idea de por qué está vivo”.

Vertical

Nicolás Giacobone .

Paula Sama

A la hora de crear a los protagonistas, “hay que saber ponerse en los zapatos de otra persona, recordar todo el camino que se ha construido. Para mí es muy importante darle libertad a los personajes”, comenta Giacobone. 

La cultura de la cancelación es uno de los ejes de la novela: “La acusación de un acto perverso o abusivo, por más que no se pueda demostrar criminalidad, siempre empujará a una cancelación, a un repudio social”, afirma. 


Lee también

la vanguardia

En cuanto al proceso de escritura del libro, se trata de “un proceso lento, pero que considero fascinante. Al final mi día ideal es pasarlo escribiendo o dando vueltas por casa, para así estar cerca de las herramientas necesarias para poder continuar con mi cometido”, expresa el también ganador de un Oscar por el guion de la película Birdman. “Amo la literatura, me encanta vivir en su mundo, pues todos los libros que he escrito son sobre autores o tocan ese tema de manera central y siento que tengo más que decir”. 

Una especie de “Lolita invertida”, en una relación donde surge la necesidad de compañía y no de seducción

Giacobone no termina de entender muy bien su propia novela, pero aún así tiene en cuenta que “lo que mueve la historia adelante, la trama, llega a una conclusión, por lo que el lector tendrá la sensación de que algo se cierra, pero que el resto queda abierto”. En la obra también se alude a ‘Lolita’, de hecho esto hace que se hable de una “Lolita invertida” en cuanto a la relación de Emilia y Pan. “Hay algo de esa inversión que no tiene que ver con la cuestión de una mujer adulta con un joven, sino que se genera porque la relación surge de la necesidad de compañía y no de una seducción”. 

Horizontal

Nicolás Giacobone, guionista y escritor argentino ganador de un Oscar 

Paula Sama

Gracias a ser reconocido por la academia de Hollywood, Giacobone ha optado a más oportunidades y ofertas de trabajo más “interesantes”. “Aún así prefiero escribir un libro muchas más veces. El cine me apasiona, pero al final son muy distintos, la literatura es solitaria”. En relación a sus diferentes colaboraciones con el cineasta Alejandro González Iñárritu, dice que “en el cine hay un estudio detrás que te paga a tanto la hora, y las descripciones pueden ser más bellas, pero innecesarias y en segundo lugar, hay un otro, es decir, un director, que te da una respuesta casi inmediata a lo que escribes”. 

El Nobel ya no resuena tanto como antes, siento que es mucho más grande que el Oscar, se da a una persona por su trayectoria»


Nicolás Giacobone

Reconoce, sin embargo, que el cine le ha ido enseñando a “desarrollar mejor las historias, a tener en cuenta al lector, en el sentido de que las tramas tienen que moverse siempre adelante o aprender a saber qué escenas no llevan a ningún lado y solo las mantienes porque están bellamente escritas”. En su novela también aparece el premio el Nobel, para el escritor “algo mucho más grande que el Oscar, pues se da a una persona que ha dedicado toda su vida al arte, por su trayectoria”, sentencia. 


Lee también

la vanguardia

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *